FABIO ZERPA INTERROGA A UN CONOCEDOR DE LOS ELEMENTALES

por Fabio Zerpa

Fabio Zerpa: Claro, Usted siempre preguntó será verdad de todo esto, los niños, los adolescentes, el mundo de los gnomos, de las hadas, de los elfos, de los silfos, ese mundo invisible. Que Usted no ve, pero hay gente que sí ve esa realidad, ¿será verdad?. La convocatoria es al Doctor Francisco Villanueva, excelente médico psicoterapeuta.. ¿A vos te gusta mucho este tema, Francisco ¿no es cierto?.

Francisco Villanueva: Me interesó siempre todo esto de los mundos paralelos, de los mundos extrasensibles.

F.Z: Que están más allá de nuestra dimensión, este ancho, alto y espesor.

F.V: Sobre todo porque permite pensar de una manera DIFERENTE, de tan rígida, tan materialista, que estamos viviendo acá en Occidente.

F.Z: Claro, vos perteneces a la ciencia cartesiana pero tenés el vuelo de la poesía, lo mejor.

F.V: Sí, si vos queres entender lo psíquico como una lógica cartesiana, yo no.

F.Z: Lo psíquico escapa a lo cartesiano.

F.V: ¿Hay algo menos lógico que un hombre?.

F.Z: Hay algo menos lógico que un hombre, muy bueno Dr. Villanueva, y claro, el hombre evidentemente no es lógico.

F.V: Se pasa la vida buscando su lógica y no sé si la encuentra, lo importante es que la busque ¿no?.

F.Z: ¿Y esto es lógico, esto de los gnomos, duendes, hadas? ¿qué son?

F.V: Mira, que importancia tiene que tener dentro de las creencias humanas, porque es una creencia muy, muy vieja. Esto de los nombres de gnomos, duendes, ondinas, salamandras, son nombres que vienen del Medioevo, que ya se conocían anteriormente con otros nombres, antes de Cristo incluso, pertenecen a toda historia animista del pensamiento, donde se pensaba que toda la naturaleza era animada por seres, o sea que interpretaban a todas las fuerzas energéticas, como a seres que daban vida a todos los elementos de la creación. Era tan importante esa manera de pensar para Paracelso el gran médico renacentista, esotérico, alquimista, padre de la medicina moderna en muchos aspectos, de los aspectos psicosomáticos de la medicina. Nació en 1433 y muere en 1500 y pico. Vivió muy poco y fijate que debía ser muy importante el pensamiento de los gnomos y de los seres elementales.

F.Z: ¿Por qué elementales?

F.V: Claro, porque tiene que ver con los cuatro elementos, el agua, aire, tierra y fuego, que son los cuatro elementos en donde se construye toda la creación. Paracelso habló mucho de los seres elementales. También hay un autor francés, el Abat de Maulfaucot, que escribió un libro esotérico llamado "El Conde de Gabaris" donde también habla de estos seres elementales y le daba una función muy sabia, como de maestros.

F.Z: ¿Protectora, quizás?

F.V: De alguna manera cumplen funciones, son como cuidadores de los tesoros de la Creación, así decía Paracelso.

F.Z: ¿Qué son, como viven estos seres?

F.V: Los gnomos son los seres que habitan la tierra, dentro de la tierra, gnomos o duendes ¿no?. Las ondinas o ninfas o ninfos, son los que habitan en el agua; los silfos, son los que habitan en el aire y las salamandras, son las que habitan en el fuego. Son cuatro razas de seres que los animan.

F.Z: Hay distintas categorías de ellos, ¿no es cierto?

F.V: Bueno, categorías porque se constituyen en sociedades, como los hombres y eligen sus propias autoridades, sus propios mandatarios y sus propias jerarquías, como las abejas, igual. Son parecidos a los hombres porque tienen cuerpo, tienen sangre, tienen músculos, tienen procreación, evacuan ¿no?.

F.Z: O sea que hay una imitación de ellos al ser humano.

F.V: Imitan como los monos, imitan al hombre, participan del humano en ese aspecto pero no tienen alma y participan de los espíritus en la posibilidad de que son sutiles y pueden atravesar cuerpos densos, por ejemplo un hombre para poder pasar por una pared debe pasar por una puerta, ellos no, ellos la atraviesan.

F.Z: Es lo que también llamamos en Parapsicología, hacer Aportes ¿no es cierto? Pasar de un mundo invisible a uno visible. Se manifiestan.

F.V: Las que más se manifiestan son las ninfas, parece ser que gustan de cruzarse con los hombres. Hay que ver lo quería decir Paracelso en plena época de la Inquisición. Para poder hablar de ciertos temas había que dar ciertas vueltas para que fuera más viable, todo un contexto religioso para que fuera más viable, entonces dice Paracelso que como no tienen alma estos seres, necesitan cruzarse con los hombres para recibir el alma, parecería ser que las ondinas, que son las que más frecuentan a los hombres reciben el alma a través de la procreación, o sea, el hijo de las ondinas serían hombres y las ondinas reciben el alma tras ser fecundadas, o sea que entre las semillas va el alma, entonces adquieren alma y se hacen humanos.

F.Z: El Doctor Francisco Villanueva, que nos sumerge en un mundo tan especial y de pronto yo las mencioné a las hadas y vos decís que ellas no son elementales, porque los gnomos, los elfos, silfos, son elementales.

F.V: Son elementales porque como te comentaba, animan a los cuatro elementos, por eso se llaman elementales. Las hadas pertenecerían a ciertos contenidos de Inconscientes Colectivos.

F.Z: Y ahí aparece la maravillosa figura de Carl Gustav Jung.

F.V: Y ahí aparecerían los estudios junguianos, que también todo esto de los elementales, también son contenidos que podrían interpretarse de lo psicológico, de momento que habitan dentro del folklore de las razas, de la Creación del mundo prácticamente se podría entender que son proyecciones hacia fuera de contenidos psíquicos profundos colectivos.

F.Z: Vos sabes que también hacíamos referencia a que prácticamente la denominación de gnomos, de silfos, de duendes, vienen un poco de la Edad Media, pero yo me acuerdo de un libro de Tutmosis III, en Egipto que habla de estos seres elementales.

F.V: Habla, lo que pasa es que yo te quise decir de que el nombre de duendes, silfos, ondinas, vienen de la Edad Media, es el nombre que se utilizaba en aquella época y que se sigue utilizando hasta ahora, se han dado ciertos nombres, por ejemplo: la salamandra antiguamente se decía "Vulcano" que tiene que ver con el Dios Vulcano, que trabajaba el fuego, era el guerrero de fuego.

F.Z: Y las ubicamos otra vez, las salamandras con el elemento fuego.

F.V:  Están en el camino del fuego, y esto es muy divertido porque dicen que las salamandras son las que menos se mezclan con el hombre, les encanta las viejas y a las hechiceras, están como asociadas a las viejas y a las hechiceras y por lo tanto siempre tienen contacto o trato con el diablo, parece ser que mejor no meterse con las salamandras. Aunque por la función que cumple, porque todos estos elementales cumplen una función.

F.Z: Siempre como protector de cada uno de los elementos.

F.V: Claro son los administradores, distribuidores de los tesoros de la Creación; los duendes, si vos te llevas bien con los duendes, te van a dar mucho dinero, porque como viven en la tierra, son los que trabajan en las minas de plata, en las minas de oro, en las minas de hierro, tienen toda la riqueza. Si vos te portas bien, haces tratos con ellos y cumplís con tu palabra, ellos te van a dar dinero.

F.Z: ¿Los duendes son igual que los gnomos, son dos denominaciones de una misma cosa, de un mismo elemental.?

F.V: Exacto, te van a dar dinero pero con una condición de que no te lo guardes para vos, de que lo distribuyas.

F.Z: Me quedo con los gnomos.

F.V: Claro, son distribuidores de riquezas.

F.Z: Las ondinas son las protectoras del mar.

F.V: Claro, y de las riquezas acuáticas, los silfos del aire, así como las ondinas, vos podes engendrar hijos humanos, con los silfos podes viajar. Y esto me hace acordar mucho a toda la historia de los OVNI, porque son silfos desde la concepción elemental, porque están en el aire, y parecería ser que la densidad corporal de estos seres es inversamente proporcional al medio en el cual viven, por ejemplo: la tierra que es el medio más denso, los gnomos son más sutiles porque tienen que atravesar medios más densos, cuando más sutiles sean más pueden atravesar los medios. Los que vivimos en el aire, los hombres, por ejemplo, somos mucho más densos que nuestro medio para poderlo atravesar. Los silfos son bien densos y están descriptos como más fuertes y más robustos; las ondinas son lo más parecidos a los humanos, en la forma; las salamandras como muy sutiles y gráciles y los gnomos, como pequeños e impalpables, lo podes ver pero no podes tocarlos.

F.Z: Lo podes ver pero no tocarlos. Vos decís que cada una de estas categorías, de estos protectores, de estos administradores, de estos regidores del mundo naturaleza, tienen un concepto filosófico un poco distinto al ser humano.

F.V: No son custodios de la naturaleza, es decir son los administradores, los distribuidores de esos bienes, hay todo un concepto del orden de lo ético.

F.Z: ¿Cuál es el tamaño, por ejemplo de los gnomos, de los duendes?

F.V: Los gnomos son más pequeños que los seres humanos, los más parecidos en tamaño, en forma, en gestualidad, son los acuáticos. Lo que digo que de repente, desde como vos lo aliñas, o como vos lo veas lo podes aplicar en distintas áreas, en distintas áreas de investigación o de estudio, por ejemplo desde lo inconsciente, como te decía hace un rato, desde el momento que existen casi junto con el hombre, todo estos mitos, todos estos seres, se pueden entender que son contenidos inconscientes del hombre, que los gnomos son los guardianes de las puertas del inconsciente.

F.Z: Los guardianes de las puertas del inconsciente. ¿Son reales estos seres?.

F.V: Mira, me lo preguntas a mí, yo no vi ninguno, también dicen que son muy difíciles de ver.

F.Z: Hay que tener una preparación para verlos.

F.V: O una gran inocencia.  

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013