NUESTRO SEXTO SENTIDO

                                                                                  Dr. J. M. Sánchez Pérez (España)



"He dedicado toda mi vida al estudio del sistema nervioso y sus funciones, como un énfasis en la circulación cerebral normal y patológica y me encuentro en un punto crucial: pretendo construir una teoría física que demuestre que pueden ser precisamente las células nerviosas y sensitivas que inervan el sistema circulatorio, las que actúen como antena receptora y transmisora de las percepciones extrasensoriales.

Las terminaciones nerviosas vasculares podrían, en circunstancias especiales, percibir o reaccionar a estímulos distintos de los ordinarios, es decir, de los conocidos causantes de vaso-constricción y vasodilatación, dado el extraordinario y variado número de conexiones que tienen con el resto del sistema nervioso.

Una vez más repetimos que en el cerebro humano están programadas desde el comienzo de la vida nuestras sensaciones de toda índole, percepciones de distintas clases y vivencias de variados tipos, exactamente merced a los programas establecidos por ellas en el cerebro, los cuales pueden influir en una u otra forma sobre "la decisión" que el cerebro tome, sea ésta o no consciente. Esto es precisamente lo que diferencia al hombre de los animales, y más aún, lo que distingue según yo creo, al hombre del HOMBRE.

De esto se desprende que las grandes diferencias entre las gentes dependerían, en cuanto a la percepción extrasensorial, del número, calidad y distribución de las células nerviosas sensitivas y de las fibras por ellas formadas en su sistema vascular, que ya hemos dicho varía según el individuo y de su umbral de excitabilidad regulado por homoeostasis.

Permítaseme repetir que el sistema nervioso funciona como un todo regido y gobernado por el cerebro cuya central es la hipófisis o cuerpo pituitario. Las conexiones tallamico-hipotalámicas y las córtico-talámico-hipotalámicas son muy importantes y es necesario tenerlas en cuenta en la explicación de los fenómenos paranormales.

Las fibras nerviosas sensitivas están repartidas con mucha irregularidad en diferentes regiones del cuerpo y también, repito, varían mucho en cantidad; según los individuos están presentes entre las que disminuyen el calibre interior de las arterias y arteriolas (vasoconstrictoras) y se distribuyen también entremezcladas con las que aumentan la "luz" de los vasos sanguíneos (vasodilatadoras) y todas ellas con conexiones aún desconocidas en su anatomía y en su fisiología, pero desde hace mucho tiempo venimos pensando en que la red nerviosa inervadora del sistema vascular puede ser la antena receptora de los estímulos que dan origen a las percepciones extrasensoriales que nos manifiesta el cerebro, y transmisora de las órdenes cerebrales al otro sujeto. Las más importantes arterias que llevan sangre al cerebro son sin lugar a dudas las carótidas internas, derecha e izquierda. Pues bien, precisamente en su bifurcación existe en su parte inicial un ensanchamiento conocido por el nombre de seno carótido que está materialmente tapizado por las terminaciones del nervio sinusal de Hering, y donde nuestro compatriota y buen amigo Fernando de Castro encontró un número sin precedentes de fibras nerviosas sensitivas, donde se inicia un reflejo vasoconstrictor de las arteriolas distales, reflejo capaz de regular la presión arterial. Análogamente, el entrañable y fraternal Isaac Costero localizó terminaciones nerviosas sensitivas vasculares, debajo de las uñas, principalmente de las manos.

Es de todos conocido el hecho de que un círculo formado por personas cogidas de las manos y que se concentran en un pensamiento determinado, éste se refuerza por la interrelación que se establece.

Si todo ello resultara cierto, veríamos que el cerebro bien organizado de determinados individuos podría, utilizando la concentración, emitir a través de la red nerviosa vascular cierta energía que sería recibida por otros individuos más sensibilizados como receptores y cuyo cerebro estaría más apto para transformar los impulsos recibidos por las células sensitivas del sistema vascular al cerebro, que se encargaría de reproducirlas y hacerlas conscientes en el individuo receptor. Así se podrían explicar entre otras, la premonición, la telepatía, la clarividencia, la escritura automática, el habla de un idioma desconocido, la lectura al tacto, el magnetismo, y en términos más amplios la sugestión y la hipnosis, ya que las células nerviosas son capaces de transformar las excitaciones recibidas en sensaciones distintas a las usuales o incluso en funciones estimuladas éstas por hormonas; a este fenómeno se le conoce con el nombre de transduccción y resulta extraordinariamente útil para comprender mi tesis

La glándula pineal, llamada así por su forma de piña y que también se la conoce con el nombre de Conarium o Epífisis y cuyas funciones son una reminiscencia del tercer ojo de los lacértidos antediluvianos. Esta glándula que no está conectada directamente con la retina, en algunos mamíferos presenta una sensibilidad a la luz que la hace poner en movimiento sus descargas hormonales. Este hecho concreto, ¿no pudiera dar una pauta para entender lo expuesto?.

 

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013