LOS EXTRATERRESTRES NECESITAN MINERALES - (La Abducción de Beatriz)

                                                                                  

  Por MARIO RANGEL (Brasil)

Dos ciudadanos brasileños Beatriz y Barbosa viajaron a Brasilia porque iban a empezar sus cursos universitarios, para los cuales recién habían logrado la aprobación en los exámenes de admisión.
Ellos viajaban a alta velocidad por la carretera, en un auto deportivo de fabricación brasilera fabricado por la Volkswagen; Barbosa  de pronto recuerda que se había olvidado de poner en su valija algunas ropas. Eran alrededor de las 22.30 de esa noche cuando las luces y el motor del automóvil se apagaron. El hombre frena hasta parar en el medio de la carretera ya que su visión no se acostumbraba a la oscuridad  y lograr que el vehículo fuera hasta el costado de la carretera, para una mayor seguridad.

Habían visto los protagonistas que una luz muy fuerte venía en dirección a ellos; Beatriz, con solo 18 años de edad, sintió el peligro de una colisión ya que estaban sin luz de posición  y por la ubicación del auto, éste dificultaba el pasaje de otro coche por la carretera-
Los dos bajaron para empujar el Volkswagen  al costado de la carretera; para ellos pasan unos minutos cuando ven que empieza a amanecer y extrañamente el automóvil estaba al costado de la carretera sin que ellos lo hubiesen llevado hasta allí.
Muy nerviosa por lo que estaba sucediendo Beatriz dice: "Está amaneciendo ¿Qué ocurrió?. Vámonos de acá, tengo miedo."

Los dos entran presurosos en el automóvil, el motor prende sin ninguna dificultad, siguiendo viaje con total normalidad. Algunos minutos después, Beatriz se percata que le falta el diamante en su anillo;  busca dentro del vehículo y no lo encuentran. A Beatriz se le ocurre que pudiera haberse caído en la carretera, cuando estuvieron fuera del auto; ,regresan hacia allí, buscan incesantemente y no lo encuentran. Era muy piedra muy hermosa para un anillo de la Maison Cartier que compró hace muchos años su abuela, quien se lo había regalo a la madre de Beatriz y ésta posteriormente a ella.

Muy molestos por la pérdida del diamante y por no saber que había ocurrido realmente esa noche, siguieron el viaje hasta llegar a la capital, Brasilia, buscando a la Fuerza Aérea Brasileña, ya que pensaron en que había sucedido, quizá, alguna historia de ovni. Llegan a  una oficina de esa Fuerza y un brigadier les expresa que no había registro alguno esa noche en los radares; explicación siempre muy habitual para la oficialidad.

Todo esto impresionó mucho a Barbosa que pocos meses después, interrumpió sus estudios siendo internado en un hospital para enfermos mentales; así también, la madre de Beatriz se quedó muy molesta para la pérdida de la joya dudando mucho de toda la historia de la desaparición del diamante.

Cinco años después, yo conocí a Beatriz en un hotel de Curitiba,  capital del estado de Paraná, que queda unos 700 kilómetros de las hermosas Cataratas de Iguazú. En aquel momento ella estaba muy nerviosa y no lograba dormir. Le practiqué una hipnosis  luego de la cual ella se fue a descansar a su habitación; durmió como nunca, toda la noche y  al día siguiente nos encontramos en el desayuno, en forma casual. Ella me volvió a pedir que le hiciera otra hipnosis, contándome su historia y expresando que no deseaba saber lo que ocurrió aquella noche del viaje pero que yo hiciera que lo recordara y por supuesto, lo supiera.
La nueva hipnosis fue mas profunda que la primera, contándome en la narración hipnótica que cuando vió la luz en la carretera, ella ya esta sola, parada, dentro de un lugar muy amplio, redondo y bajo, sintiendo una gran presión en todo su cuerpo asi  como temblaba de frío. Adelante suyo había algo que ella no lograba entender, se sentía flotar y de pronto, una fuerza le sacó el anillo de su dedo y lo lleva a un sitio, donde el diamante brillaba mucho; ella tenía mucho miedo porque le parecía que "eso" iba a dañar su mano; luego le quitaron los metales que tenía en su ropa y, de manera muy dolorosa, una gargantilla de su cuello.
Beatriz estaba muy molesta y con mucho miedo; buscó a Barbosa, pero no lo vió adentro de "esa cosa"; lloraba, temblaba, sentía frío. En ese lugar no había puerta, ni ventanas, ni lámparas, ningún mueble. Su cabeza casi tocaba el techo y una pantalla de televisión examinaba su diamante pareciéndole muy peligroso ponérselo ahora en su mano. La flotación de su cuerpo la molestaba mucho porque le causaba presión como si estuviera dentro de una máquina de lavar ropa. Después, de una manera muy dolorosa, el anillo volvió a su dedo pero sin la piedra. Además tenía la sensación de tener arena en los ojos.
Pasa un pequeño momento y estaba en el suelo, en la carretera, al lado de Barbosa y el automóvil ya estaba parado al costado de la carretera, sin saber como había ido a parar a allí
Como Beatriz me lo había pedido, yo no le conté nada de lo narrado, mantuve la amnesia y ella, no sabe nada de todo lo sucedido aquella noche en la carretera; ella solo recordó una parte de lo ocurrido. No dijo cómo subió al OVNI, por donde entró a la nave ni como bajó de ella. Calculamos que estuvo unas 5 horas, aproximadamente, dentro del aparato y pensamos que deben haber sucedido muchas mas cosas de lo que contó en la hipnosis.

NOTA DE REDACCION - Un caso más, en el mundo, de necesidad extraterrestre de utilización de minerales y piedras preciosas. Habría que profundizar con nuevas investigaciones este excelente caso Beatriz, que analizara nuestro amigo MARIO RANGEL, el excelente autor de "SECUESTROS ALIENIGENAS. INVESTIGANDO UFOLOGIA CON Y SIN HIPNOSIS" que publicó la revista brasileña UFO, y que se puede encontrar en www.ufo.com.br , allí nuestro caso está en el capítulo 6 , en el cual está la transcripción completa de las emocionantes palabras de la abducción sacadas de la grabación en trance hipnótico.

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013