LA CUADRATURA DEL CIRCULO

                                                                                 

Por Pedro Etcheverry - Argentina

Existe, de verdad, la cuadratura del círculo; lo redondo puede ser cuadrado. Un árbol tiene raíces, tronco y ramas, pero no es verdaderamente un árbol hasta que su savia (su espíritu) no comienza a trabajar en él para que produzca hojas, flores y frutos; así sucede en el ser humano, que posee un estómago, pulmones, cerebro, pero esto no basta para ser verdaderamente un ser humano; como las raíces, el tronco y las ramas, estos órganos representan la forma material y un soporte a través del cual el espíritu (la savia) debe trabajar para hacer las hojas, las flores y los frutos.

El secreto está en poner el espíritu en todo lo que hacemos. El descenso del espíritu es comparable a la llegada de la primavera, que extrae del árbol todas las riquezas ocultas que contiene. Los hombres que no saben dejar que el espíritu trabaje en ellos se convierten en árboles secos; se les corta y se les hecha al fuego.... a no ser que nos sirvamos de ellos como material de construcción. Los demás árboles, por el contrario, son cuidadosamente conservados y protegidos; se los alimenta, se les riega, se les defiende contra los parásitos. Algunos pretenden que se les proteja, que se les ayude sin haber dado ni flor ni fruto, y eso no es posible: nadie se ocupa de los árboles estériles.

Después llega la estación en la que las hojas, las flores y los frutos caen; quedan las raíces, el tronco y las ramas lo que nos muestra que es estable. En la primavera siguiente, en efecto, las hojas, las flores y los frutos aparecen de nuevo; "volvieron". Los que no han comprendido estas grandes leyes sacan conclusiones erróneas diciendo que el lado material es el que subsiste y es lo más importante. El soporte material, el estómago, los pulmones, la cabeza, permanecen, mientras que las otras funciones son periódicas, como las flores, las hojas y los frutos.

Esto no es una filosofía materialista porque en la vida espiritual las hojas, las flores y los frutos son las inspiraciones que no se manifiestan más que de vez en cuando y puesto que se ha producido una vez puede volver a producirse. Somos nosotros los que no sabemos favorecer y hacer retornar la inspiración. El espíritu es el más tenaz, el más fiel, pero está en movimiento. La materia está inmóvil, fija; esta inmovilidad es simbolizada por el cuadrado, mientras que el movimiento periódico, cíclico del espíritu es simbolizado por el círculo. La cuestión es saber cómo unir el círculo y el cuadrado.

En todo tiempo los geómetras han intentado resolver el problema de la cuadratura del círculo, es decir, construir un cuadrado que tenga la misma superficie que un círculo dado.

Los Iniciados hace mucho tiempo que han descubierto la solución porque han sabido observar la Naturaleza, y particularmente a los árboles, cuya madera se cubre periódicamente de hojas, de flores y de frutos. El espíritu viene periódicamente a hacer ciento trabajo y es el círculo símbolo del Universo ilimitado e infinito. Es en este círculo donde el cuadrado, la materia, puede florecer y fructificar en cada vuelta del espíritu. Cuando el árbol vivificado por el espíritu, lleva los frutos del espíritu, ha resuelto la cuadratura del círculo; siempre llega un momento en que el cuadrado y el círculo coinciden.

Mucha gente es un cuadrado inmenso con un círculo muy pequeñito dentro. Aquel cuyo círculo está dentro del cuadrado camina taconeando fuertemente y lastimando la Tierra. Mientras que el que tiene el círculo en el exterior no camina, vuela. La Tierra le conoce, le gusta sentirlo pasar. Porque es sensible y consciente.

Cuando no estamos inspirados somos como el árbol en invierno, pero hay que saber que las inspiraciones llegan periódicamente como la floración del árbol, cuando hay condiciones para ello, es decir la primavera. Depende de nosotros el crear en nuestra alma las condiciones de la "primavera". Hay que buscar el amor, el que crea la primavera en el hombre, pero no cualquier clase de amor sino el amor espiritual.

Cuando el árbol vuelve a florecer después del invierno, se pone vestidos nuevos, adornos nuevos, todos están felices y van a contemplarlo. LO mismo ocurre con el hombre. El tiene el mismo estómago, la misma cabeza que antes, pero de pronto se lo encuentra adorable porque se ha cubierto de hojas, de flores y de frutos. "No se ama a los árboles fríos y desnudos".

Si uno siente que no nos aman, hay que decir: "Estoy en un período en el que mis flores, mis hojas y mis frutos han caído. ¿Me debo suicidar por esto? No. Trabajaré para que vuelva la primavera". Desanimarse es no comprender que la vida es un movimiento perpetuo, un cambio permanente. Si actualmente estamos pasando el invierno, hay que tener confianza, el espíritu volverá, las hojas reaparecerán. Si no tenemos paciencia de esperar el retorno de las estaciones, si no sabemos que el cuadrado se encuentra en el interior del círculo y no en el exterior, es que no hemos comprendido nada de la verdadera filosofía.

Hay que meditar siempre en la en la historia del árbol. La inspiración viene periódicamente, prepararle las condiciones idóneas mediante el trabajo de nuestro intelecto, de nuestro corazón y de nuestra voluntad, que siguen itinerarios diferentes, y muchas veces, no llegan juntos al mismo final.

El lado físico es tenaz y el lado espiritual es resistente y siempre subsiste. Si destruyeras tu casa (el cuadrado), el espíritu (el círculo) permanece indestructible; es el océano cósmico que nos rodea, en el que vivimos y respiramos.

BIBLIOGRAFIA:
El lenguaje de las figuras geométricas - Omraam Mikhael Aivanhov - Ediciones Prosveta.

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013