UN HOMBRE LLAMADO...

                                                    LEON GIECO - Nota IV



FINAL CON REPORTAJE A SU COMPAÑERA DE VIDA

-         En el año 1978, en la casa de mis viejos. Salió así, de repente, en un momento que tenía mucha inspiración y en los días tremendos de conflicto con Chile.


por Fabio Zerpa

        Fue una canción de un gran éxito que llevó a los militares, que estaban en el gobierno, a prohibirla; un día, me citaron en un cuartel para decirme "USTED NO PUEDE CANTAR UNA CANCION DE PAZ EN EPOCA DE GUERRA", eso me quedó grabado; no lo olvidaré.


Grupo musical con el que tocó 5 años en Alemania

-         ¿Qué sientes ahora con ella?

-         Siempre la canto con mi final en mis shows, porque es UNA CANCION DE UNION, todos la cantan, nadie deja de cantarla; no es como otras, que algunos la cantan otros no; en  ésta hasta el electricista que pone las luces, y el camarero que sirve las mesas; todos, nadie deja de cantarla; pienso que es UN PEDIDO, UN OJALÁ. Una vez me cansó esta canción cuando después de prohibirla, el propio gobierno militar la coloca como "DE INTERES NACIONAL" en el momento de la guerra de Las Malvinas, porque los propios soldados argentinos (la mayoría adolescentes) la cantaban en las trincheras. Obligaban a ponerla en las radios y así con otras canciones, viene el renacer del Rock Nacional. Me dio tanta repugnancia que la dejé de cantar hasta prácticamente el 1985, cuando estaba mal de salud; me detuve en el tiempo y en mi mismo, durante 3 años Hasta que Mercedes Sosa me invita a tocar en Alemania, y allá sonaba permanentemente SOLO LE PIDO A DIOS; me emocioné enormemente y empecé a catapultarme otra vez, cuando la moda en ese momento era una música de "tipos raros, muy jóvenes, con vestimentas raras, con sonidos que no eran para mí"; formé una banda de música folclórica, con bandoneón, charango, violín, mandolín y percusión que tuvo gran repercusión  en Argentina y Europa; fue fabuloso. Hasta que las bandas rockeras de la década del 90, se empiezan a acercar a mí y hacemos presentaciones conjuntas. Los de la década del 80, a quienes respeto mucho, porque son buenos músicos, pero no tenemos feeling, porque somos distintos.


Entrega de premios Sadaic con Sixto Palavecino

-         ¿Qué será de la Argentina siglo XXI?

-         Muchos pronosticadores ya lo dijeron, que será un país diferente; yo siempre lo pensé así. Siempre fue muy especial, absurdo, que es reflejado en su himno privado (digamos) que es CAMBALACHE de Enrique Santos Discépolo; que nos semblanteó a nosotros en todo su contexto social, político y psicológico. Yo tuve oportunidad de irme a Estados Unidos o a España, a radicarnos pero cuando lo plantee en mi familia, mis hijas se largaron a llorar, y yo en el fondo no me quería ir, igual que mi mujer.

-         Es un país de esperanza?

-         Es de rebeldía, de lucha, y eso es lo atractivo; a mí me entusiasma eso, así es la vida, la lucha; además hay una actividad cultural formidable y no solo en Buenos Aires sino en distintas ciudad del interior. Yo no quiero ahora, ni en mi vejez, sentarme a ver pasar la vida;  yo puedo estar en un hotel cinco estrellas como en el rancho más pobre, porque lo que importa es lo humano, el afecto, mi semejante, que siempre debo respetarlo y ayudarlo. Muchas veces pienso que el ser humano vive aprendiendo y equivocándose; las diferencias entre nosotros son de dinero y educación, nada más; muchas veces un hombre rico es un gran ignorante y mal educado; cuando un pobre paisano tiene un saber que lo hace mejor que el otro adinerado.


Cruzando Abbey Road

-         ¿Cuál es tu sitio?

-         Es mi grupo, mi familia, mis amigos, mi canto, mis músicos; donde estén ellos, yo estoy y estaré; en Dinamarca, Alemania o en mi pueblo o en Jujuy, que tanto me gusta; mi sitio es donde me siento bien, amando y siendo amado. Esa es mi patria.

-         AHORA CAMINO UNOS PASOS Y LA INQUIERO A ALICIA, EL SOSTEN, LA MADRE DE SUS HIJAS, LA COMPAÑERA.

-         Qué es Raúl para ti?

-         Es León, y es un enigma después de 30 años. También es Raúl y ése que produce un misterio increíble en la gente. El hombre no es tan misterioso, y es muy humilde; conozco pocos seres tan populares, que tengan tanta resonancia, que reciban tanto amor y que Raúl no se la crea; es un humilde asi como un generoso maravilloso.(ELLA SE EMOCIONA PROFUNDAMENTE)

-         ¿Es tu amor?

-         Sí, lo es íntegramente (QUEDA PENSATIVA) .


Frente a la grabadora de los Beatles en Abbey Road

-         Lo sientes y lo piensas

-         Sí, lo siento y lo pienso. No fue una relación fácil, hubo trabajo de los dos; porque él no siempre está presente, por sus continuas giras; no lo está físicamente pero siempre lo está espìritualmente y me ha permitido crecer en forma individual, como mujer y como madre; tuve que investigar cosas, hechos, para poderme sostener yo misma, buscando el centro personal; mi centro está en mí, no en él, así como también él lo hace; porque yo estando cada vez más cerca de mi misma podré convivir mejor con un personaje tan especial como es León. Yo lo admiro, pero sin ser "cholula" de él ni enceguecida, porque también lo critico en su trabajo y dialogamos mucho entre ambos. Si no tuviera esa capacidad crítica, creo que no podría defenderlo, como lo defiendo siempre. Yo siento que lo quiero, que me gusta compartir la vida con él; los dos estamos en el llano, no arriba de un escenario. Amo a Raúl y a León también, porque para mí es un solo hombre, porque lo conozco desde adentro.

-         ¿Qué sientes cuando lo ves en el escenario? Ahí sentada en la platea.

-         Es un momento muy especial, porque eso que logra él, ese magnetismo, es también mío. Yo he compartido las luces y las sombras de su vida. Sentada allí, en la platea, mi sentimiento y mi emoción son muy fuertes, porque es el triunfo de los dos; es más, si hay algún fracaso, yo lo siento como algo personal mío .


En el Parque Memorial donde hay un recordatorio a John Lennon

-         ¿Cómo hiciste para sacarlo de las drogas, a León, más que a Raúl?

-         Fue un tremendo viaje, porque yo nunca "me enganché" con las drogas, amo mucho la vida y tuve como un mecanismo de negación; me empecé a sentir alejada, que algo no funcionaba bien, porque no sabía que se drogaba mucho. Tuvimos un camino difícil y como nunca entré en el juego de la droga, me ayudó a comprenderlo y asistirlo, así como pedimos, juntos, ayuda psicológica, que la efectuamos durante dos años. Había en él un gran cráter, un volcán que no lo sabía detener; se había un hecho un agujero muy grande que empezó a cicatrizar, después de Puigari y del psicólogo. Empezamos a darnos más amor porque antes nos dábamos a cuentagotas .

-         Si volvieras a nacer¿ harías pareja con Raúl?

-         Por supuesto, sin ninguna duda.

Y ESTE ES LEON GIECO Y SU OTRA PARTE. ALICIA. ESPERAMOS QUE LOS MOMENTOS VIVIDOS POR MÍ EN ESTE EXTENSO REPORTAJE HAYA SIDO TRASLADADO A TODOS NUESTROS NAVEGANTES.

LA SERIE "UN HOMBRE LLAMADO", EN ESTA OPORTUNIDAD, HA QUERIDO HACER UN HOMENAJE A UN CHACARERO CANTOR, UN HOMBRE SIMPLE Y HUMILDE, QUE CONVOCA MULTITUDES EN SUS PRESENTACIONES PERO QUE NUNCA OLVIDA LAS DOS PALABRAS CLAVES DEL SIGLO XXI, QUE LAS REMARCAMOS

                               

                                        A  M   O  R     Y    S  O  L  I D  A  R  I  D  A  D

 

Que lo hayan disfrutado, pensado y sentido. GRACIAS POR ESTAR Y POR SER

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013