INVESTIGACION DE VIDAS PASADAS -   SIN SALDO EN ROJO EN LA VIDA
(Pauta de comportamiento n° 16)



Todos tenemos un Destino, un Karma o una Causalidad, como lo indican las leyes universales, verdaderas y herméticas, del Kybalion. Pero por supuesto, los grandes maestros nos dan el libre albedrío para poder ascender más rápidamente en la Escalera de la Sabiduría.
Cada uno puede ser artífice de su propio destino, ya que pareciera que no debe haber saldo en rojo, y que debemos limpiar nuestro expediente espiritual.

por Fabio Zerpa

Muy pocas veces sabemos que dentro nuestro está ese Amigo Invisible, que a todas luces es nuestro maestro interior. Es esa chispa de energía vital emergida del todo, que forma parte del todo-unidad. Es la partícula por la cual estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Pero dudamos de esto, y negamos que cada uno de nosotros pueda ser un maestro y discípulo a la vez. Deseamos tener el maestro externo para excusarnos de nuestra falta de amor y por supuesto, de servicio: el que ama y sirve es el otro, el Maestro externo.

La intuición es la representante de ese Maestro Interior y no desea sumergirse en la sociedad consumista que hemos fabricado. Cuando estamos atontados (como realmente lo estamos) y solamente miramos pero no vemos, oímos pero no escuchamos, formamos parte de ese consumo con una ansiedad tremenda (insaciable, muchas veces) del deme dos o deme tres o deme más.

Siempre debemos estar atentos, con la conciencia alerta, como piden los yoguis, para que el bobómetro psicológico de la TV no nos absorba, el cigarrillo rubio de la neurosis no nos consuma, y no usemos la refrescante bebida, que pide más y más, como la gaseosa que le damos a nuestros propios hijos.

Somos hijos de Dios, somos criaturas divinas, y tenemos la enorme dicha de pertenecer a la Gran Energía de la Unidad-Todo.

Pienso que debemos transitar el camino con el libre albedrío de superarnos en cada paso que damos y no sólo con la pretensión de cumplir. Vivimos poniéndonos obstáculos que ciegan nuestro pensar y nuestro accionar. Debemos despertar de la acción de correr hacia ninguna parte, debemos evolucionar, dar pasos hacia delante, porque la evolución es la gran oportunidad de trascender uno mismo mejorando la condición humana.

En nuestro propio devenir y en nuestras investigaciones, hemos constatado que los grandes maestros, desde "El Allá", nos tocan el timbre de nuestra puerta para que nos demos cuenta.

También sabemos que ese despertar se da de pronto; pareciera que en un instante se hace la luz, como si el Maestro Interior pasara a ser el discípulo del Gran Maestro, emergiendo así una luz que comprende rápidamente, que lo entiende todo. De pronto nos damos cuenta de que es así (¡cómo no me di cuenta antes!).

Muchas veces, un Maestro externo, un Guía de caminos, de afuera, nos enciende una llamita que siempre tenemos dentro. Nos hace recordar que está ahí; y nosotros mismos debemos encenderla, para que aflore la sabiduría natural que tenemos ancestralmente. Y ese Maestro de afuera, el externo, no tiene solución; solamente nos puede guiar para que nosotros trabajemos de tal modo que podamos fortificarnos por dentro y enfocar la vida de otra manera, o de la verdadera manera; para que no tengamos saldo en rojo con la vida espiritual.

Nuestro Maestro Interior, también discípulo, nos guiará sabiamente para que avancemos y no nos detengamos en el camino permanente de la gran realización espiritual.

Pero no es fácil; hay que luchar duro, minuto a minuto, segundo a segundo, con las tentaciones del consumismo, del comprar por comprar, del enriquecerse materialmente para tapar los miedos del ayer, del hoy, y fundamentalmente, de lo que vendrá. Por eso vivimos corriendo en la búsqueda de la tirada de cartas, de las cartas natales, la lectura de las manos, las tiradas del I Ching, cuando todo ello, bien utilizado y realizado, nos sirve para saber cómo podemos funcionar debidamente en la fase espiritual.

El borrón y cuenta nueva, el salir a la vida con enfoques distintos a las vivencias de las tribulaciones societarias diarias, es el gran camino, con voluntad persistente, para superar las cuentas negativas que a diario se producen.

Si solamente pensamos que somos testimonio de lo creado, que tenemos la enorme "ganancia" de ser pequeños dioses, que lamentablemente tenemos miedos; que podemos reconocer los errores que cometemos; que sabemos pedir perdón y perdonar con humildad, que tenemos la oportunidad de rectificar esos errores no sólo en esta vida sino en sucesivas vidas; que cada dolor y sufrimiento puede ser la gran posibilidad del cambio y transformación para formar un nuevo ser, habremos comprendido el accionar vital de la creación, de los grandes maestros y de los buenos discípulos.

Tres grandes virtudes que tiene el Hombre en su mano son la fe, la voluntad constante, y la esperanza. Sin esas tres, creo que se transita la muerte en vida y no la vida-vida. Con estas tres premisas podemos realizar el amar, el dar, el ofrecer; porque evidentemente necesitamos de ello; porque no hay más sentido y querido cuando se vive realmente una vocación de servicio.

Siempre, inexorablemente, cuando con fe, voluntad y esperanza, se tiene esa vocación de servicio, se empieza a ver la luz y, más aún, podemos irradiarla: somos luz y damos luz. Empezamos, entonces, a sentir y vivir de manera distinta.

Ese encadenamiento de vidas nos puede ir mostrando todas las facetas de la vida física, emparentada exclusivamente con lo espiritual, para que en el pasaje entrevidas podamos analizar con los grandes jueces lo que hemos hecho y lo que podemos hacer en la vida futura.

Por ejemplo: una actual médica argentina, vivió en Alemania siendo judía, y por amor se cristianizó, amando a un hombre de la aristocracia. Para él, ella siempre fue solamente su amante; amaba pero no era correspondida.

En la siguiente vida, otra vez en Alemania, fue cristiana protestante, con la familia formada y con amor de marido e hijos.

En la siguiente, un inquisidor cruel y amante de varias mujeres, llega a América y usufructa su poder para someter al sexo femenino. En la siguiente vida, fue un general francés, dominador de su patria, que caminaba por el palacio de Versalles, teniendo, prácticamente todo a sus pies. Amó a una mujer con quien se casó y ella le era infiel. Se separó, volvió a casarse pero con el recuerdo permanente de su verdadero amor, que nunca le correspondió.

En la siguiente vida, pasa a vivir en un pequeño pueblo chileno, Temuco, como un peón labriego, con una humildad y soledad maravillosas. El dominador de  Versalles conoció la pobreza y la sencillez de un hombre de pueblo. Ahora en su vida actual, es una universitaria destacada, con gran nivel de inteligencia y buceadora de su interior, donde descubrió todo este mundo formidable de sus vidas anteriores.

Así como este ejemplo, tenemos varios; cada vez más vamos aumentando nuestra estadística en la limpieza espiritual y el abanico del conocimiento vital. No debemos tener saldo en rojo.    



EN LA PROXIMA EDICION, LA PAUTA NUMERO DIECISIETE

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013