LA INCREÍBLE CAPACIDAD DE LA MENTE


Por El Dr. Rene Sánchez Sinencio (México)

 

  Diagnostico De Psíquicos Por Computadora.
 Introducción.

El hombre se maravilla de todo lo que lo rodea sin darse cuenta que la máxima maravilla de la Creación es el Hombre mismo.

Nos hemos preocupado de muchas cosas, pero hemos descuidado lo más importante: el dominio de nuestra mente.

Ya no podemos seguir considerando al hambre simplemente como una unidad mente-cuerpo, sino más bien como una forma de energía, en contacto con esa enorme fuente de energía que es el universo.

La energía ha sido siempre la clave de los mejores objetivos de la humanidad y de sus sueños de un mundo mejor. Se ha dicho el hombre de las cavernas inició su marcha hacia la civilización  cuando utilizó la energía del fuego para obtener calor y luz, y la energía de su cuerpo y de su mente para descubrir y utilizar el mazo y el arco para su alimento y su supervivencia.

Parte A.

Si bien el dominio de la energía explica el desarrollo de la civilización, puede conducir también a la ruina de la humanidad.

Al disponer cada vez más energía, no solo puede mejorar nuestra vida cotidiana, sino también, por desgracia, podemos hacer la guerra con más eficacia y a mayor escala.

La energía nuclear y la energía mental que tanto prometen para un futuro pacifico, podrían muy bien ser la causa de la destrucción del mundo.

Si nosotros y nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, hemos de evitar esta catástrofe, es imperativo que nos comprendamos a nosotros mismos y a lo que nos rodea. No hay mejor manera que empezar que investigando la naturaleza de la energía.

El hombre vive en un océano de energía. A su alrededor y sin cesar, la naturaleza está realizando trabajo y consumiendo energía en cantidades tan ilimitadas que el hombre solamente puede aprovechar una pequeña fracción.

La energía está siempre presente a nuestro alrededor en innumerables formas, pero en ninguna parece abundar de modo tan evidente como en la animación de un niño.

El niño natural o libre es el que se muestra espontáneo, intuitivo y creativo, es el receptáculo de las emociones auténticas. Es el estado del yo que aparece primero y que desaparece último.

Para el niño, con su enorme cantidad de energía, son naturales fenómenos tales como la telepatía, la clarividencia y la precognición. Se encuentra en contacto con la energía universal y lleva en su mente tanto el conocimiento de los siglos pasados como el del futuro mediato o inmediato. En él no existen barreras del tiempo, pues es atemporal y vive su mundo mágico sin prejuicios, tabúes, ideologías ni barreras mentales.

Residuos de esta enorme energía creativa los encontramos en los hombres considerados paranormales, como Einstein y Thomas Alva Edison.

Edison vivía tanto en su mundo mágico que su maestro de la escuela consideraba que tenía la cabeza hueca, y su padre estaba seguro de que era un retrasado mental.

Sin embargo antes de morir en 1931 había dejado patentados más de 1.000 inventos, entre los cuales se destacan el fonógrafo, el cinematógrafo y la bombilla eléctrica por no citar sino unos cuantos.

Debido a su mundo mágico Edison fue conocido por sus contemporáneos como el brujo de Menlo Park.

Acerca de Einstein hay una anécdota que ejemplifica la filosofía de un hombre "normal": sus teorías parecían tan fantásticas a sus amigos en Berna que se negaron a aceptarlas.

"Dice usted que hay más caballos de fuerza en un carbón que en toda la caballería prusiana", le dijeron irónicamente. "Si eso fuese cierto ¿por qué no se ha observado antes?".

"Si un hombre fabulosamente rico nunca gasta un centavo", respondió Einstein, "nadie podrá decir cuanto dinero tiene, ni siquiera si tiene algo o nada. Ocurre lo mismo con la materia: en tanto que algo de esa energía no salga al exterior, no puede ser observada".

En esa misma conversación preguntaron a Einstein si había calculado su ecuación de energía a partir de sus experimentos: sus amigos quedaron horrorizados cuando les dijo que hacía años que no entraba en un laboratorio. El trabajo de laboratorio no era necesario.

"La física es un sistema lógico de pensar en fase de la evolución. No se puede obtener su base sencillamente con experimentos y experiencias. Su progreso depende de la libre invención. NO TENGO LA MÁS PEQUEÑA DUDA DE QUE TENGO RAZÓN".

Niveles elevados de energía existen en procesos de tipo epileptógeno en el cual todos los artefactos  por estar mal presentan el fenómeno de "deja vu" (lo ya visto), y características geniales o paranormales han sido descritas y comprobadas electroencefalográficamente por Akstein en sujetos que asistían a las sesiones de umbanda y quimbanda en la macumba brasileña.

Todo parece como si el caso de Barry Tack en experimentos de telemetría realizados en la Universidad de Standford y el cual presentamos en la serie de películas tuviesen cabida dentro de este tipo de fenómenos.

Por otra parte la vida se caracteriza por la producción de exceso de energía, es decir de energías mayores de las que el organismo necesita para sobrevivir.

El hecho de la reproducción ilustra perfectamente esta producción de energía en exceso: un pez puede producir un millón de huevos, un árbol 1.000 manzanas y un gato cerca de cien gatitos durante toda su vida.

Los animales superiores, como lo señala Loen, descargan el exceso de energía en la función sexual.

Parte B

El crecimiento alarmante de las perturbaciones nerviosas y psicomáticas, fruto de la inseguridad y de la inestabilidad de nuestra época, ha llevado a médicos, filósofos, poetas y a hombres de ciencia a la conclusión de que prácticamente no existe hoy en día un individuo ciento por ciento equilibrado.

Nuestra era, era de la ansiedad o era de la angustia, se encuentra caracterizada por el hecho de no saber donde estamos, ni hacia donde nos dirigimos. Es lo que Víctor Frankl llama vacío existencial.

La batería de pruebas de diagnóstico psicosomático por computadora diseñada por el Instituto Mexicano de Investigaciones Cerebrales proporciona información acerca de las alteraciones bioquímicas (con desprendimientos de altos niveles de energía que pueden influir en el comportamiento humano), produciendo trastornos en las funciones intelectuales, la emocionalidad y la conducta, que puede producir por un lado:

a)      Enfermedades psicosomáticas invalidantes o limitantes como la úlcera péptica, el asma, la hipertensión arterial, el infarto del miocardio, etc..

b)      Energía reprimida y canalizada hacia el pensamiento mágico de la infancia expresada en nuestra computadora por la elevación de la escala 6, la escala 8 o una combinación de ambas.

Las personas que tienen elevación de estas escalas presentan como características básicas:

a)      percepción extrasensorial, generalmente no controlada

b)      creen que no se les quiere, que no se les ha querido nunca y que nunca se les querrá

c)      se sienten enviados especiales de Dios.

d)      Generalmente creen que no necesitan ni aceptan ayuda de otros

e)      Tienen actitudes de superioridad, arrogancia, y grandeza.

f)        Tienen temor y desconfianza para el sexo opuesto.

Para finalizar: todo hombre es una partícula divina, es una partícula de Dios. Estas pruebas diagnósticas, en combinación con las neurofisiológicas, fueron diseñadas para explorar ese enorme y maravilloso espacio interior, esa enorme galaxia que constituye cada ser humano, y para que los hombres tengan conciencia que han olvidado que son dioses, o más bien que alguna vez fueron dioses. 

   

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013