GNOMOS: UN MARAVILLOSO MUNDO



Los gnomos según la magia suprema. Mitología o ciencia. En este siglo XXI lo sabremos.

El conocimiento Rosacruz los considera como los espíritus elementales, que viven en el elemento tierra, debajo de la superficie terrestre y son guardianes de los tesoros ocultos de las mismas entrañas de la Tierra, pero el Arcano Profundo es más explícito y los considera como entidades guardadoras de tesoros materiales y espirituales consustanciados con la Humanidad, de la cual formarían parte invisible. Esto está escrito por el gran Arbatel en su libro Rojo, impreso en hojas de pergamino, solo conocido por iniciados. Para comprender bien las funciones de los gnomos dentro del ámbito humano sería necesario, no solo consultar manuscritos celosamente guardados, también sería menester sumergirse en hondas reflexiones para asignar a las palabras el valor real que los Arcanos le han dado. Por ejemplo, la clasificación de los guardadores de tesoros es hiperbólica y limitativa, ya que no se refiere exclusivamente a cosas materiales: oro, piedras preciosas, cofres con tesoros, etc., pues lo de gran valor que encierra sus funciones es su actuación para promover, estimular y también guardar las riquezas de la inteligencia del espíritu humano.

Porque dentro del conocimiento esotérico mágico, nuestro espíritu sería una UNIDAD integrada por infinidad de pequeñas unidades, como sucede con nuestro cuerpo físico, que es una entidad funcional formada por millones de células, que son parte, pero contienen potencialmente el Todo orgánico.

Estas pequeñas unidades espirituales, trabajan y funcionan para la perfección total de nuestro espíritu, y lo hacen en directa relación con los gnomos, que en esta forma se introducen en la misma esencia de nuestro ser. Son diminutos, tan pequeñisimos, que solo comparándolos con átomos podríamos aproximarnos a nuestra dimensión. Pero esta cuestión de tamaño, es cosa relativa, y como lo acuerda la Teoría de la Relatividad, tiene carácter subjetivo y está de acuerdo al observador y sus puntos de referencia. Porque se los ha visto pequeños, de tan solo algunos centímetros, de un metro de altura o más, y también los hay que son invisibles, microscópicos.

Todo esto es Filosofía Mágica que nos obliga a meditar mucho, lo fundamental es que los gnomos quieren al hombre y son protectores de sus bienes físicos y espirituales. Además lo protegen y precaven de los espíritus malignos y sus falsas acechanzas.

 

Gente responsable da fe de su existencia -

Arturo Conan Doyle, el genial creador de Sherlok Holmes, buscaba su presencia en apartados lugares de bosques y praderas, y no solo afirmaba su realidad, hasta exhibía fotografías que personalmente había tomado de ellos. Lord Downing, Jefe Supremo de las Fuerzas Aéreas Aliadas durante la Segunda Guerra Mundial prologó conceptuosamente el libro de una sensible inglesa, en el cual se revelaba la existencia de gnomos familiares que ella percibía diariamente.

Sus pequeños amigos, entre tareas, arreglaban y cuidaban el jardín, aunque de la lectura de este delicioso libro, más que otra cosa se desprende que los mismos se entregaban la mayor parte del tiempo, a corretear y jugar entre las plantas y las flores. También, Cándido Víctor Del Prado, en su libro Universo Mágico nos habla de ellos con respeto y manifiesta conocer testimonios de gente seria que los ha visto.

Por su parte Jacques Vallée, en Pasaporte a Magonia, obra que el mismo autor clasifica como intento -tenue y frágil- de tender un puente entre fantasías y mito, trata de documentar la vista de seres aéreos procedentes de legendarios países o dimensiones. Seres sobrenaturales que llegan a la Tierra atraídos por el fulgor humano, e intentan compartir su vida, y a veces lo logran para bien o para mal de los destinos humanos.

La sorpresa la da Jacques Valée, cuando bastante abiertamente nos dice que mucho de la fenomenología OVNI la debemos explicar por intervención de los elementos mágicos, en los cuales se hallarían bastante comprometidos los gnomos.

Informe confidencial sobre los gnomos -

Como a los gnomos no les agrada que se hable de ellos entre los humanos, revelando secretos de su intimidad, derivamos nuestra responsabilidad hacia el Sr. Wil Huggen, considerado profundo conocedor e historiador de los mismos. De él tomamos muchos de los datos que mencionamos a continuación, y también de otras fuentes de información que no podemos indicar por habérsenos solicitado total reserva.

Cita Wil, a Publius Octavus, quien en el año 470 a. c. vio un gnomo y lo describe así: "Hoy vi una persona en miniatura con mis propios ojos. Llevaba una gorra colorada, una camisa azul. Su rostro lucía una larga barba blanca. Parece que Publius se hizo bastante amigo del hombrecito, pues este le relato muchas cosas de la vida de los gnomos. Le dijo que vivía en ese mismo lugar desde hacia casi 20 años, y dominaba bastante bien el idioma de Publius, aunque de vez en cuando introducía palabras desconocidas. La amistad continuó y así pudo saber Publius muchas cosas de él. Manifestó pertenecer a una raza llamada Kuwalden, le atraía notablemente la leche, de la cual era gran consumidor y poseía el poder de curar a los animales. Con el tiempo Publius se ganó su confianza y conoció más detalles de los gnomos. Ellos buscan mayor acercamiento con los seres humanos expresando que se integraron definitivamente a nuestra sociedad entre los años 768 y 814 después de Cristo.

Viven entre 300 y 400 años, y su estatura, de adulto es de 15 cm. Sus rasgos faciales más pronunciados, estriban en las mejillas regordetas y coloradas, nariz recta, ojos color gris, rodeados de arrugas".

Aunque son incapaces de captar la presencia material de un ser humano, poseen una especie de sensibilidad que les indica su proximidad. Reciben sus vibraciones psíquicas y de acuerdo a ellas también conocen la calidad humana de las personas.

Como cualquier otra criatura viva se defiende de agresiones corriendo velozmente, y como eficaz protección contra curiosos se untan el cuerpo con nuez vómica, que como se sabe es de olor sumamente desagradable. Por ello cuando se experimente ese olor, no es extraño que algún gnomo ande cerca. Utilizan también el subterfugio de marcar sus zapatos imitando la pisada de un pájaro, con lo cual pretenden engañar a los seres humanos sobre su presencia. La gorra colorada que usan posee propiedades mágicas, ya que puede hacerlos invisibles a voluntad.

No obstante su escasa estatura, posee fuerza respetable, que puede considerarse, proporcionalmente, siete veces superior a la humana y están dotados de facultades de percepción extra sensorial (telepatía). Han desarrollado enormemente el sentido de orientación y pueden pronosticar con singular acierto las fluctuaciones meteorológicas.

No son indemnes y sufren de enfermedades que curan con particular farmacopea herborística. Las mencionamos como simple información, aunque no podemos garantizar su efectividad en el terreno humano. De todas maneras se parecen mucho a los conocimientos que poseemos sobre las propiedades curativas de ciertas plantas.

Reumatismo: Externamente con árnica e internamente con té de ortiga.

Presión alta: Con infusión de la planta "cordón de pastor".

Gripes: Infusión de hojas de ciruelas.

Diarrea: Jugo extracto del capullo de la amapola.

Insomnio: Semillas de margarita.

Cólicos renales: Infusión de hojas de abedul.

 

No todos los gnomos son iguales -

Como en la especie humana existen muchos tipos de gnomos que acusan entre ellos marcadas diferencias, tanto en formas como carácter y preferencias. Mencionamos algunos:

Gnomos de los bosques: Es el más común y sin ser enemigo desdeña la presencia del hombre.

Gnomo de las dunas: Más alto que el del bosque. Se lo ha visto con vestimenta gris.

Gnomo de los jardines: Está considerado como muy culto y circunspecto. Vive especialmente en jardines viejos aunque ellos estén ubicados en ciudades modernas.

Gnomo de las granjas: Vive en graneros y establos. Individuo muy conservador y tradicionalista.

Gnomo del hogar: Tal vez, de los gnomos, la especie que más nos interese. Poseen conocimientos sobre los humanos, y de su estirpe por ser la más culta y preparada se eligen los "gnomos reyes". Son serviciales y si alguna vez nos topamos con ellos no es de extrañar que entablen una cálida conversación, ya que son cordiales y poliglotas.

Su vida social y temporal

Rigen su vida horaria en base a las oscilaciones cósmicas y sus relojes, de oro y plata, marcan la hora planetaria. Gustan asimismos de los relojes de "cucú" y cada casa tiene uno. Registran su edad a través del "árbol de nacimiento", en el cual sus padres van grabando en escritura rúnica cada año.

Novian y se casan en forma similar a la nuestra. La mujer gnomo se casa alrededor de los 100 años. El hombre formaliza el noviazgo con pedido a sus futuros suegros que deben aceptarlo y como dato de un gusto que ha sido superado por nuestra estirpe parece que los hombres-gnomos, prefieren a las gorditas. Como todo ocurre bajo signos mágicos el casamiento se realiza a media noche y con luna llena. Hay una alegre fiesta de boda y los novios realizan su clásico viaje "por avión", utilizando los servicios de pájaros entrenados quienes los transportan a sitios elegidos por su belleza y tranquilidad.

Finalizada la luna de miel, es de rigor visitar al Rey y a la Reina de los Gnomos a quienes ofrecen sus respetos. Del enlace nacerán siempre mellizos, durando el embarazo 12 meses.

La familia formada, se instala en su propia casa, que semeja muchísimo a la nuestra, claro está que chiquita como corresponde a sus proporciones. Son uniones estables, y solo la muerte separa a los esposos (algo para meditar e imitar).

No se debe confundir a los gnomos con otras entidades.

Existen en la Naturaleza otras entidades que es necesario diferenciar de los verdaderos gnomos. Enumeramos algunas de ellas pues se comportan en relación con nuestro mundo en forma incorrecta y hasta perversa. Por ejemplo los "duendes", que miden 30 cm, son negros y visten de negro. Generalmente viven en bosques muy densos, y decididamente son perversos y amigos de llevarse lo ajeno. Otros "duendes" de parecida calaña viven en las casas humanas, simulan parecerse a un gnomo para hacer todo género de estropicios. Pueden transformarse en un ratón, un gato o un perro negro. Hacen ruidos en la noche, destapan a la gente en sus camas, tiran piedras y hasta tienen el poder de enfermar a los animales domésticos a quienes muchas veces aterrorizan. De por si son intratables, pero si están enojados actúan con maldad.

Los llamados "enanitos", es una raza casi extinguida. Miden hasta 1,20 m., habitan zonas alejadas del hambre como bosques y montañas, no usan barba, y solo hay de sexo masculino. Son de buen temperamento y hasta capaces de realizar favores al humano con quien accidentalmente se puede encontrar.

De todas maneras, poco se conoce de ellos, pero algo muy sugestivo esta sucediendo en los últimos tiempos.

Muchos humanoides observados de quienes se piensa son tripulantes de OVNIs, tanto por su estatura, vestimenta y comportamiento, bien pueden ser estas entidades que acuden a nuestro mundo, tal vez para precavernos de algo o ayudar en algún peligro que amenace a nuestro planeta, que también es de ellos. Pero esto merecerá un estudio especial que haremos muy pronto.

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013