LOS ROSTROS HUMANOS - Nota II




Investigación de CAEFA - Argentina


Hasta aquí se han considerado los rasgos en su totalidad, así como la expresión que forman en su conjunto; no obstante, cada rasgo posee su propia expresión, aunque esta no se suele advertir por su dificultad en ser distinguida en conjunto. De todos modos, existen varios medios para efectuar la distinción. Si, por ejemplo, tenemos dos individuos que son muy parecidos, solo se distinguen en un rasgo sobresaliente, pues la diferencia que los distingue en lo físico, en lo moral será la expresión de ese rasgo.

Las familias son idóneas para hacer este tipo de observaciones.

Aunque en un numeroso grupo de hombres apreciemos alguna diferencia en su conformación física, debemos tener en cuenta que tales hombres poseen siempre un rasgo común sobresaliente, estando la índole de su carácter relacionada con tal rasgo. Sucede aveces que existe un rasgo principal que parece constituir la característica definitiva. Al comparar las diferentes razas, los antropólogos han observado que la diferencia mas destacada que los distingue consiste en que sea más o menos agudo el ángulo facial; en el europeo, este ángulo se presenta casi vertical. En el asiático, inclinado y en el africano, mucho más oblicuo. La opinión de un gran número de observadores se apoya en la primera impresión, por lo general, lejos de un criterio didáctico. Flourens declara que las familias humanas se hallan marcadas por diferencias tan radicales y tan esenciales, que no se pueden negar a la identidad de su origen.

Lo que también han observado los naturalistas a pesar de algunas excepciones, es que los animales cuya organización se aproxima a la humana tienen una inteligencia mucho más limitada y su ángulo facial es considerablemente más agudo. Con todos estos medios de observación se puede llegar a aclarar la expresión particular de los rasgos, a pesar de que adquirir este conocimiento es una tarea muy difícil y que exige mucho tiempo, mientras que la expresión general se reconoce, hasta cierto punto, con una ligera mirada.

En los rasgos del hombre hallamos elementos que nos brindan preciosos datos sobre la expresión, relacionada con la inteligencia; los rasgos del hombre no son frutos del azar, sino un significativo conjunto. Esta verdad ha sido comprobada por lo artistas y por quienes han cultivado el dibujo. De este modo, en las obras de los grandes maestros hallamos el sello que han sabido comunicarles, independientemente de la belleza, de las proporciones y del movimiento.

El principio de los antiguos escultores era evitar en lo posible la expresión que nace del movimiento, haciendo un profundo estudio del resultado de la configuración de los rasgos, para darnos una forma exacta de las variedades características de sus divinidades. El artista ha calculado sus efectos, y los hombres los juzgan guiándose por sus sentimientos, que son resultado de extrañas y complicadas causas y jamas sometidos a análisis. Se suele elaborar juicios basados en el aspecto exterior de las personas, aunque estos se forman con demasiada rapidez y son, más bien, fruto de los instintos. Son bien diversas las expresiones que hallamos. Las alteraciones que se nos presentan en los rasgos, ya sean voluntarias o involuntarias, permiten que podamos conocer el estado de nuestro espíritu. Aunque podamos decir que la involuntaria expresión de los rasgos siempre se halla de acuerdo con la verdad. Sin embargo, por la existencia de estas disposiciones o facultades, no debemos concluir que el hombre halla adquirido sus talentos, o que se halla servido de las pasiones para las que parecía haber sido formado. Biot nos dice: "Las relaciones del elemento fisiológico con las con las del orden moral son una naturaleza que, si la voluntad no interviene, si por ejemplo, el tipo colérico se deja arrastrar por su tendencia, su estado de animo irá empeorando, perdiendo de este modo gradualmente la paciencia, por que su voluntad se debilitará cada ves más y, al contrario, si su organismo mejora, también lo hará su voluntad, resultando así más fáciles sus esfuerzos. Por consiguiente, lejos de tener por irresponsables a los coléricos, a los voluptuosos y a los glotones (por el único hecho de que su cuerpo participa de tal tendencia y temperamento), debemos considerarlos personas responsables. Esta responsabilidad se refiere al todo integral, de lo que se deduce que la persona en cuestión le parece querer curarse".

La expresión de las pasiones resulta de los movimientos de los rasgos. Puede obtenerse un resultado de estas observaciones con cierta facilidad, aunque poniendo atención. Todos los que se dedican a las artes de la imitación tienen en cuenta esta regla.

Daremos un resumen de cada una de ellas, dando a cada una detalle de la cara las significaciones más exactas. Sucede con frecuencia que, entre los mismos observadores y autores, hallamos apreciaciones diferentes, y hasta contradicciones absolutas.



Los tipos geométricos.

El gran y celebre fisiognomista Eugenio Ledos es el autor de este sistema maravilloso, en el cual nos presenta el misterio de la Creación como un libro en el que Dios ha escrito sus pensamientos. Ledos poseía gran intuición y, basándose en la fisonomía de las personas, podía descubrir su carácter, su destino y llego hasta el extremo de poder anunciarles, con precisión incluso, la persona con la cual se uniría en matrimonio. Escribió un importante tratado de Fisiognomía humana en 1894, que completo en 1915 en París, del que tomamos este sistema.

Lo que Ledos pretende es dar a conocer las cinco letras del alfabeto de la Creación. Ve al hombre encerrado en su propio egoísmo, ciego, y sordo ante este libro. Más aún, acusa a Dios de dejarnos en las tinieblas, y sobre todo, le reprocha su silencio. Nos presenta al hombre comparado con la Naturaleza, semejante a un niño pequeño que mirase la biblioteca de su padre, sacara todos los libros y ojeara solo las ilustraciones de estos, para su mentalidad infantil, serian puras cuyo significado desconocería; si por ejemplo, se pusiese a contemplar la imagen representativa de la caja de Pandora, el niño vería únicamente la mujer y el cofre, ignorando que la ilustración representa la decisión del destino del mundo, la terrible caída de la Humanidad, la introducción del mal en la tierra y la esperanza que permite entrever la futura reconciliación entre Dios y los hombres. Así, de esta misma forma, obra el hombre durante su vida en el mundo, como este niño. No sabe leer el libro, halla a cada paso infinidad de formas y colores, sin sospechar siquiera que en cada uno de ellos hay escondida una verdad, una palabra de Dios, un pensamiento. Eugenio Ledos, que si supo leer, quiere enseñarnos a conocer las cinco letras, demostrándonos que las figuras halladas en el gran libro de la Creación, la elipse, el cono, el cuadrado, el triángulo y el círculo, no son solamente formas geométricas, sino que, ante todo, hay un circulo y una elipse moral, un triángulo y un cuadrado intelectual, cuyas representaciones gráficas se reducen al signo, y nos enseña que estas diversas formas, sise aplican a la figura humana, encierran en si conclusiones inesperadas. De estas conclusiones nace el sistema geométrico cuyo empleo es de gran utilidad para la conducta ante la vida. Nos indica con seguridad las tendencias de su naturaleza individual, procurándonos los medios para estudiarnos y conocernos a nosotros mismos y a los demás, poniéndonos en guardia por nuestros íntimos conocimientos contra las propias debilidades, a fin de evitar los errores y las inclinaciones personales. Si se aplica a los otros, nos hace distinguir al hombre virtuoso del vicioso; al amigo que es sincero y al traidor, que se esconde bajo una máscara para poder engañar mejor; nos descubre al bribón que esconde su jugo, con apariencias falsas; al hipócrita, que oculta su alma negra bajo el manto venerable de la religión.

CONTINUA Nota III

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013