Juan   XXIII
DECÁLOGO    DE  LA   SERENIDAD



1   -   Sólo por hoy me voy a concentrar en vivir a tope exclusivamente esta jornada concreta, descartando la ambición de resolver  todo de una vez  el problema de mi existencia.

2   -   Sólo por hoy cuidaré el aspecto externo y seré cortés en mis maneras.     Pienso abstenerme de criticar al prójimo y no pretenderé mejorar a nadie, salvo a mí mismo.

3   -   Sólo por hoy me permitiré el lujo de ser feliz , en la certeza de que he sido creado con pleno derecho a gozar de la bonanza, el placer y la ventura, no sólo en el otro mundo, sino también en la Tierra que nos ha tocado en suerte.

4   -   Sólo por hoy me adaptaré razonablemente a las circunstancias que sobrevengan, sin pretender que el devenir de los acontecimientos se acomode a mis irrelevantes deseos personales.

5   -   Sólo por hoy dedicaré más de diez minutos a alguna  lectura que destile sabiduría, recordando que, así como el alimento es necesario para el buen funcionamiento del cuerpo, un esfuerzo cultural resulta imprescindible para la salud del alma.

6   -   Sólo por hoy acometeré como mínimo uno de mis deberes pendientes, aunque no tenga malditas ganas de hacerlo. Y si me sintiere por ello ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.

7   -   Sólo por hoy me organizaré un programa detallado de actuaciones.      Quizás no lo cumpla a la perfección, pero me lo plantearé de todos modos. Y me guardaré bien de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

8   -   Sólo por hoy me comprometeré al menos en una buena acción. Y por supuesto no se lo contaré ni a mi mano izquierda.

9   -   Sólo por hoy creeré firmemente que la amorosa  Providencia Divina  se preocupa de lleno por mi bienestar y crecimiento, como si no hubiera ninguna otra criatura a quien tutelar en el universo infinito, aunque los avatares del momento  parezcan demostrarme justo lo contrario.

10   -   Sólo por hoy prescindiré de los temores habituales. En particular no me dejaré dominar por el miedo a saborear la belleza, ni a asumir la bondad esencial del esquema de las cosas.

Si me lo propongo de veras, tal vez pudiera cumplir pasablemente bien esta decena de trabajosos retos a lo largo de veinticuatro horas. Pero soy humano y confieso que me descorazonaría saber que estoy obligado a hacer frente a semejante carrera de obstáculos en lo que me resta de vida.

 

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013