INVESTIGACION DE VIDAS PASADAS -
RECORDAR NUESTRO NACER OLVIDADO
(Pauta de comportamiento n° 24)


Reproducido el momento del nacimiento de la vida actual o de distintas vidas anteriores, el protagonista recuerda, segundo por segundo, todos los hechos de ese parto concientemente olvidado.
Siempre hemos sabido, fundamentalmente en el siglo XX, que el recuerdo del nacimiento influye sobre la vida de las personas, y que éste, si ha sido traumático o agresivo, dejará una huella negativa en la personalidad.

por Fabio Zerpa

Por eso se utiliza hoy en día el famoso método Leboyer, el cual cambió las modalidades habituales del alumbramiento en clínicas por otras menos agresivas para el bebé: nada de impactos luminosos, sonoros y térmicos, que desconciertan al nuevo niño.

Así comenzaron los nacimientos en la penumbra, donde el niño inmediatamente es colocado encima del cuerpo de su madre, para seguir escuchando los latidos maternales, único ruido que le era familiar durante la época de su vida intrauterina. Como remate, recibe un baño de 37º que le ayudará a ambientarse en el nuevo mundo.

Posteriormente a Leboyer, viene el doctor Bernard Segury, que hace pocos años descubrió que somos capaces de recordar nuestro nacimiento, con los menores detalles, y escribe un libro que se llama "Nacimiento", donde narra la gran cantidad de casos contados por personas, colocadas en situaciones terapéuticas muy especiales, que las pone en condiciones de rescatar ese recuerdo olvidado por la memoria conciente.

Más adelante, el psicólogo clínico David Chamberlain, realizó una extensa investigación sobre memorias de nacimiento a través de hipnosis, donde se puede recordar su llegada al mundo con increíble precisión.

En esas investigaciones, Chamberlain descubrió los traumas de personas originados en el momento del parto: dolores de cabeza por exagerado empleo de fórceps; asma provocado por pánico durante el parto, problemas digestivos, originados en la negativa e inhabilidad de la madre para amamantarlos; prolongadas neurosis a partir de destructivos comentarios efectuados por el doctor en la sala de partos, etc.

Cuando estudíé personalmente con el Dr. Stanilav Groff, el creador de esa estupenda PSICOLOGIA TRANSPERSONAL, analizamos más con detenimiento el traumático NACER de un niño, que en nuestra SOFROLOGIA CUÁNTICA también la encontramos y que podemos diferenciar muy bien con EL TRNACE DE LA MUERTE, que siempre es placentera; la sonrisa de los cadáveres es muy significativa, a la cual también hemos indagado profundamente, con hechos estadísticos.

En nuestro caso particular, el encuentro con estos recuerdos intrauterinos natales nos vino por sorpresa, como suele suceder en el camino de la investigación.

Estábamos en 1979, en Caracas (Venezuela), con una señora en estado sofrónico, recordando la adolescencia y la niñez. La pasamos posteriormente hacia la vida anterior y narró toda su experiencia, siendo una campesina alemana que se había casado, que había sido muy feliz, teniendo cuatro chicos y que había fallecido, a los 82 años.

Posteriormente habiendo recorrido toda su vida anterior, empezamos el derrotero hacia delante, para traerla a su realidad actual, hasta que le decimos una fecha anterior al nacimiento de su vida actual. Reproduce su vida en el útero materno, colocándose también en cuclillas y con el dedo en la boca; muy clásico en los sofronizados.

Seguimos explorando hasta que llegamos a la fecha de nacimiento, reproduciendo el parto, hasta que, como era habitual en todos los investigadores en aquel entonces, expresamos: Bueno, ya nació la nena, es chiquitita; ahora tiene un año. ¿Dónde está la nena?. Era muy clásico, hace muchos años atrás, no ahondar en el parto.

Pero hete aquí que esta caraqueña, de pronto nos dice: Ya salí, ya salí, me toma una señora. ¿Cómo una señora?, preguntamos; Sí, una señora, vestida con guardapolvo blanco, que está al lado de un señor- ¿Quién es ese señor? Tiene un guardapolvo verde, algo en la cabeza también verde, se tapa la boca con un paño. Nuestro asombro era incuestionable: ¿Qué más ves? ¿Qué más ves?. Ahora la señora me lleva a una especie de palangana donde me lava. ¿Y ahora qué hace la señora? Me está lavando, tengo frío, mucho frío. Qué sucia estoy. Ahora me lleva a ver a mi mamá que está en una camilla, allá (SEÑALA EL LUGAR). ¡Qué dolorida está mi mamá! Me pone al lado de su regazo. ¡Qué calentita está mi mamá! Mi mamá está muy contenta. El señor se ríe y la señora también.

Y así descubrimos nuevamente que la Memoria Inconciente recuerda todo, hasta aquello que a lo mejor fue traumático y que la memoria conciente quiere ocultar.

Ahora, con mayor práctica y con nuestros médicos, hacemos recordar ese momento, porque al concientizarlo, liberamos todas las circunstancias del parto, tanto la felicidad, o los temores, o los traumas que provienen de ese momento tan crucial de nuestras vidas. La Memoria Inconciente nunca olvida.

Muchas madres nos han agradecido intensamente el haberles hecho "revivir" los momentos hermosos de la maternidad de sus hijos, momentos que ellos mismos no podían recordar

Todo esta escrito, todo se puede volver a revivir y sentir, sirviéndonos perfectamente para CAMBIAR FAVORABLEMENTE NUESTRA ACTUAL VIDA, sin lugar a dudas ni escepticismos.

Gracias por estar.

                                             

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013