LA MASONERÍA - NOTA III

                                                       

Una investigación de C.A.E.F.A.

La estructura simbólica que analizamos constituye la introducción general a la metafísica que se le da al Aprendiz, el nuevo estudiante de los Misterios, al comienzo de su carrera en la masonería. Es una representación del mundo psicológico como un todo y una descripción general del ámbito de la obra masónica. Antes de considerar la naturaleza de la obra que debe cumplirse en términos de desarrollo psicológico en cada grado hay un grupo más de símbolos que hemos mencionado de soslayo que demanda nuestra atención. Se trata del punto dentro de circulo cercado por dos líneas paralelas, el volumen de la Ley Sagrada y la representación de la escalera de Jacob.

Estos objetos suelen aparecer juntos, incluso en los cuadros más antiguos; y deben interpretarse como un símbolo único. En conjunto representan a un ser humano individual en el seno del mundo psicológico. Las dos líneas paralelas que simbolizan los principios activos y pasivos representan en el individuo esas mismas cualidades exuberantes y restrictivas presentes en las columnas corintias y dóricas que representan el mundo psicológico en libertad. La función equilibradora corre a cargo de la "columna de la consciencia", representada en el mundo psicológico por la  columna jónica, y en la psique del ser humano individual por la escalera con sus tres peldaños principales: fe, esperanza y claridad. Estas tres divisiones sugieren que la psique individual tiene tres niveles importantes (que corresponden a los tres grados). El círculo, confinado entre las líneas paralelas, y el volumen de la Ley Sagrada representan el radio de consciencia del individuo cuando comienza su trabajo, e indican que en ese estadio de desarrollo  sólo se es capaz de percibir el símbolo de la deidad (el volumen de la ley sagrada). La escalera que sube desde el pavimento cuadrado, situado al Oeste, a la Gloria, situada en el Este, sugiere que mediante la aplicación del conocimiento se puede llegar a ser consciente de la propia deidad.

Los principios mencionados más arriba definen el modelo masónico de la psique. El masón que entiende el Oficio como un modo de crecimiento personal conoce estas ideas primero como conceptos intelectuales, y luego, con la práctica, llega a tener consciencia de su realidad a través de su experiencia en curso de su actividad diaria en el mundo físico. Esto es, de hecho, un enfoque muy antiguo del desarrollo individual. Está basado en la idea de que si uno hace un esfuerzo real por comprenderse a uno mismo, sus motivaciones y comportamiento, la deidad (o sus agentes) proporcionará las experiencias que facilitará ese aprendizaje. Durante la ceremonia de iniciación se dice al candidato "... sin descuidar los deberes cotidianos del lugar que ocupas en la vida, debes avanzar diariamente en el conocimiento masónico"; una instrucción clara para el candidato que debe observar lo que pasa en su vida, interpretarlo en el contexto de la simbología del oficio y aprender de la experiencia. Se le introduce de modo simbólico una clase de acontecimientos que puede afrontar recurriendo a esos dramas rituales llamados los Tres Grados.


Cuadro del Primer Grado
Los cuadros son ayudas visuales que ilustran los principios que se
enseñan en cada grado. El Cuadro del Primer Grado respresenta,
mediante una simbología muy depurada, al ser humano individual
y el lugar que ocupa en los Cuatro Mundos.

 

PRIMER GRADO - APRENDIZ.

Cuando el candidato es admitido en una logia masónica, su condición de Aprendiz viene representada por la "piedra bruta", el primero de un conjunto de tres símbolos que el Oficio llama las tres Joyas Inmutables. Un sillar es una piedra para la construcción; un sillar en bruto es una piedra que todavía no se le a dado la forma que requiere el lugar que ocupa en la estructura. La francmasonería considera la humanidad como un "templo de Dios"; y es exactamente esta evidente coincidencia - se espera que el candidato utilice las experiencias de su propia vida para trabajar en sí mismo y transformarse en una piedra adecuadamente "desbastada" que ocupe su lugar único en ese templo- la que se persigue. Sin embargo, el símbolo sugiere mucho más. La piedra bruta es una piedra individual, una piedra que ha sido arrancada de la roca. En términos humanos representa al ser humano individual. Ahora bien, una persona puede, si es eso lo que elige, considerarse esencialmente un ser miembro de un grupo o sociedad que no ejerce un control personal sobre sí mismo; se desarrolla dentro de ese grupo o sociedad, se apoya en ella, acepta sus valores como propios, y las experiencias de su vida son las de los miembros de la sociedad. Esta persona es como la piedra de la construcción que todavía no se ha arrancado a la roca, una parte de la masa general.

Al participar en la ceremonia del Primer Grado, el candidato recibe de modo simbólico una mirada en el interior de la naturaleza de su propia psique. Si conduce una seria atención al trabajo de la logia y trata de comprenderla del modo que ya hemos mencionado, tarde o temprano llegará el momento en que de "todo se unirá" y verá que todo su interior es una representación de la simbología. Cuando haya mirado de esta manera, cuando haya tenido la experiencia real (no simbólica) que le indique que el es un individuo con responsabilidad individual sobre sus actos y sobre las situaciones en que se encuentre. El material que constituye el Primer Grado estimula al candidato a mirar en el interior de sí mismo y de los trabajos de la psique, y esta es la razón por la que uno debe querer ser miembro de la masonería. Nadie debe asumir esa clase de responsabilidad hasta que se sienta preparado para hacerlo.

La responsabilidad individual por los actos de cada cual es un concepto que se desarrollará a medida que el candidato progrese en los grados, y aquí, al comienzo de su carrera masónica, el candidato recibe una indicación de cómo se llevará a cabo ese desarrollo. Dentro de la logia existen siete Oficiales; cuando la logia se considera un modelo de la psique, estos siete Oficiales se identifican con los siete niveles de la conciencia. Esta idea se desarrolla más ampliamente en el Segundo Grado, pero en la Apertura del Primer Grado se nos dice que el Guarda Interno debe estar "bajo el mandato del Primer Vigilante". El Guarda Interno, como veremos luego, presenta el nivel de la conciencia que hoy se llama "ego", y el ritual dice que el Aprendiz debe colocar su ego bajo el control de algún agente del interior de su psique  llamada el Primer Vigilante, que es similar al "yo" en la terminología de Jung. En otras palabras, el establecimiento de esta "relación de mando" se refiere a un proceso similar al surgimiento del arquetipo del yo. Examinando esta noción podemos hacernos una idea de la naturaleza del trabajo masónico.

Mucha gente piensa que la consciencia del ego son ellos mismos, antes de ponerla bajo el control del yo  deben reconocer primero que el ego no son "ellos", sino un nivel de su conciencia que deben utilizar. Ahora el ego tiene acceso a una serie de formas de trabajar; y el sistema masónico tiene tres: actuar, pensar y sentir, representadas por medio de sus rituales, sus lecturas y sus oraciones. Al participar en estas actividades y observar su proceso mental al mismo tiempo, el individuo ve como funciona su ego y lo identifica como algo que le pertenece. Además puede observar a las personas y a las distintas imágenes que establece el guardia interno/ego para relacionar al individuo con el mundo en las diferentes situaciones sociales de su vida. Y lo que es más importante, al "mirar en el interior", a menudo en busca de una percepción de su estado interno, se percata de la existencia del Primer Vigilante / yo y del hecho de que, si escucha, tendrá acceso a una excelente orientación. Al principio esta orientación se manifiesta como una "corazonada"; con la practica puede depurarse hasta convertirse en una facultad fiable. Esta "relación de mando" entre el Guarda Interno y el Primer Vigilante recibe el nombre de "camino de la Honestidad" en algunas tradiciones, por que su establecimiento exige no sólo que el candidato "se pregunte para sus adentros", sino también que sea escrupulosamente honesto consigo mismo. Tal honestidad le lleva a examinar su consciencia y a empezar a cuestinarse el comportamiento habitual de toda su vida. Establecer esta "relación  de mando" entre Guardia Interno y Primer Vigilante, sacar a flote el yo y volver hacia él en busca de una orientación es unos de los trabajos más importantes del Aprendiz.

Otra de sus tareas principales consiste en equilibrar la parte de la psique que está en contacto con el mundo físico. Ahora ya hemos visto nuestro análisis de las Tres Columnas del Cuadro que hay tres principios que funcionan en todos los niveles de la psique en forma de funciones activas y pasivas equilibradas por los actos de la consciencia. Estas funciones están representadas en cada uno de los grados por las herramientas de trabajo necesarias para la tarea de cada nivel, y en el "patio" esas herramientas de trabajo son herramientas de acción. Describen esas funciones psicológicas íntimamente relacionadas con el mundo físico. Las herramientas de un aprendiz son: el mállete, una herramienta de fuerza activa que nosotros equiparamos con la capacidad psicológica de experimentar la pasión, y que simboliza la alegría, la furia, el compromiso serio, etc.; el escoplo, una herramienta pasiva y restrictiva -recibe los golpes del mállete y los dirige en una dirección muy concreta -, que podemos equiparar a la capacidad de análisis, clasificación, cálculo, y pensamiento racional; y el gramil de veinticuatro pulgadas, un instrumento para medir que dirige y equilibra las otras dos funciones. Las veinticuatro pulgadas aluden al tiempo, y puede que un pasaje bíblico nos ayude a perfeccionar esta idea "... hay una estación para todas las cosas..." El gramil de veinticuatro pulgadas representa la capacidad de la conciencia para identificar la función psicológica adecuada a cada momento.

Equipados estos conceptos, el individuo se compromete en primer lugar a tomar conciencia de las tres "herramientas" (esto es, de las capacidades que representan) en su estructura psicológica, luego a someterlas al control de la consciencia y finalmente mantenerlas en equilibrio. Lo hacen "sin descuidar los deberes cotidianos del lugar que [él] ocupa en el mundo", o sea, aplicando los conceptos a los acontecimientos diarios de su propia vida. Como podrá reconocer cualquiera que se haya esforzado por aceptar un carácter violento o uno obsesión duradera, el asunto de someter las herramientas de trabajo y de análisis y de la pasión a un control consciente supone un duro y considerable trabajo, y confiere un cierto realismo al término "obra masónica". No obstante, si persevera, la persona que trabaja en este sentido comienza a reconocer que reacciona ante los acontecimientos cada vez con menos frecuencia y, por el contrario, se sorprende a sí mismo seleccionando sus acciones de entre un repertorio de respuestas cada vez más amplio.

Esta elección tan importante es el comienzo de lo que el individuo bien puede llamar "mi voluntad"; y con esa capacidad para una mayor elección llega el momento de elegir egoístamente, de modo malévolo y destructivo, y la responsabilidad de elegir líneas de comportamiento constructivas e integradoras. Hay una parte de la ceremonia de los grados primero y segundo en la que al candidato se le exige que refiera una pequeña parte del ritual de los vigilantes. Este "examen ante los vigilantes" representa el proceso interior de la consciencia mediante el cual se guía y estimula al individuo en trance de desarrollo limite voluntariamente su emergente capacidad de elección. Este proceso de auto disciplina exige en general que el individuo considere sus motivaciones, y puesto que estas suelen ser inconscientes, el esfuerzo conduce con toda naturalidad al Segundo Grado.

 

CONTINUA NOTA IV

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013