LA APLICACIÓN PRACTICA DE LA ASTROLOGIA



Ing. José de Kesseru - Argentina 


La gran mayoría del  público considera a la Astrología como un pasatiempo, leyendo los "pronósticos" astrológicos de los diarios, revistas; parcialmente incrédulo, parcialmente esperanzado para ver si según su signo está previsto algo favorable.

Eso, evidentemente, no pasa de ser un pasatiempo y más allá de esto la gran mayoría del público nada sabe de la Astrología.

Sin embargo, las predicciones astrológicas son solo uno de los campos de la Astrología. Esta última tiene otros campos de actividad, mucho más completos y mucho más importantes que las predicciones del futuro probable.

LAS DOS GRANDES VERTIENTES.

En la naturaleza de la Astrología está enraizada la doble posibilidad de su utilización: la interpretación del Horóscopo según la constitución psicobiológica del Nativo (a quien se refiere el Horóscopo) y su carácter, por un lado, y por el otro la realización, es decir la materialización de ese carácter, en forma de curso de vida de ese individuo.

Es decir, que por lo pronto podemos distinguir una faz descriptiva - la caracterología - y una dinámica - la destinología - del Horóscopo.

Estas son las dos vertientes de las posibilidades de interpretación del Horóscopo, que se da, justamente, como dijimos, por el echo de que el destino, es decir el curso de vida de cada ser humano, es la realización de su propio carácter.

VALORACION DE LAS DOS VERTIENTES

Tenemos que tener presente dos consideraciones: 1) por más urticante que sea la curiosidad por conocer el futuro, es una sabia institución del existir terrestre que el hombre común -como lo somos todos- no conozca el porvenir que le a de llegar un día. El que conoce el mecanismo del destino: la rueda de los aspectos planetarios sabe que estos inexorablemente activarán tanto los sucesos favorables como los desfavorables.

Es evidente que el conocimiento exacto de algún acontecimiento funesto en nuestro futuro para nadie constituye una idea reconfortante, sino al contrario, con mucha antelación al acontecimiento vivirá bajo el trauma del desastre venidero. ¿A que le sirvió saber esto? "¡Ah, para prevenir y evitarlo!", dicen los pícaros, pensando que los acontecimientos que nos sobrevienen a nosotros son algún mandato, algún suceso ajeno a nosotros; pero no saben que contra esto no hay prevención, ni se podrá evitarlos, siendo todos los acontecimientos que nos sobrevienen el resultado de nuestros propios actos, con nuestro propio libre albedrío. Siendo la cosa así, ¿qué otra actitud podríamos asumir, cuando estamos asumiendo aquella actitud por nuestro propio albedrío que provocara aquel desastre?

Se ve que contra el resultado de nuestros propios actos no se pueden emprender otros actos por que no excluye el otro.

De donde se infiere que conocer el futuro a nadie le favorece. Es por eso que todas las luminarias de la Humanidad -entre ellos Moisés y San Agustín- combaten, cuando no prohiben, consultar los adivinos y necromantas.

2) De lo relatado se deduce que para mejorar nuestros destinos, es decir para mejorar nuestro curso de vida, modelar más favorables los acontecimientos que nos han de sobrevivir, el único modo es mejorar nuestro carácter, ya que -como dijimos- el curso de vida no es otra cosa que la materialización de nuestro carácter. Por ende, mejorando nuestro carácter mejoramos nuestro futuro destino.

De lo expuesto se ve claro que mientras las predicciones astrológicas no redundan en el beneficio del hombre, las revelaciones caracteriológicas pueden contribuir mucho al acontecimiento de uno mismo, y de ese modo dar orientaciones de auto-control de mejoramiento.

Además, hay que saber que los métodos conocidos actualmente para revelar futuros acontecimientos en base del Horóscopo son inseguros y permiten solo generarles y muchas veces ambiguas aseveraciones, sobre todo en lo que a la fecha del acontecimiento se refiere.

Contrariamente a eso, nuestros conocimientos astrológicos actuales para interpretar las condiciones psico-biológicas del individuo, es decir el carácter y la constitución física en base del Horóscopo, son muy amplios, muy concretos y muy confiables.

LAS INFORMACIONES CARACTERIOLOGICAS Y PSICOLOGICAS DE LA ASTROLOGIA.

Si un conocedor de la Astrología estudia las grandes obras caracteriológicas de nuestros tiempos, llegara pronto a la comprobación realmente estupenda de que los grandes investigadores de la talla de Kreschmer, Huter, Jung, o Spranger (legos en la Astrología) por el camino científico metagnostico -estadistico llegaron a establecer aquellas categorías y reglas caracteriológicas que la astrología ya viene enseñando desde hace tiempos inmemorables: los por ellos, en base a observaciones de casos unitarios, estadísticamente juntados grupos de iguales o semejantes cualidades, finalmente dieron aquellos grupos y sistemas de agrupamiento, que tienen su prototipo en las enseñanzas astronómicas: en las características y cualidades codificados por "elementos" y "dinámica" de los signos Zodiacales (fuego, tierra, aire y agua; y cardinal, fijo y móvil respectivamente) o bien en nociones astrológicas, cuya aclaración no es el tema de esta disertación.

Para ver como los diferentes grupos establecidos por la ciencia caracterológica, catedrática, corresponden  a las agrupaciones astrológicas, confeccione esquemáticamente las tablas siguientes:

ACA VAN LAS TABLAS

De las tablas comparativas que acabamos de describir, cada astrólogo que tiene ilustración caracterológica y cada caracterólogo que tiene información astrológica podrá ver que la correspondencia es más que convincente, circunstancias que por otra parte significa que la ciencia con su método inductivo - deductivo- estadístico llegó a confirmar las enseñanzas astrológicas, como no habría podido ser de otra manera. Y eso, a nosotros, hijos del siglo XX -incrédulos y acostumbrados a los procederes concretos y objetivos- puede reconfortarnos y afirmar una vez más nuestra convicción de la increíble capacidad y colosal envergadura de la Astrología.

Pero hay más todavía: si consultamos los distintos Planetas, en el Horóscopo estos nos dan informaciones que ya trascienden el terreno de la psicología. Tal es así que señalan:

Sol............................................................................autoconciencia

Luna ...................................................................................fantasía

Mercurio ......................................................................inteligencia

Venus ......................................................................estética, moral

Marte ...................................................................voluntad, fuerza

Júpiter ..........................................................justicia, ecuanimidad

Saturno ........................................................autodisciplina, dureza

Urano ...............................................................................intuición

Neptuno ........................................................................inspiración

Plutón ....................................................envergadura de conceptos

De todo esto se infiere que evaluando el Horóscopo según las pautas correspondientes podemos compilar tal imagen caracterológica -adicionando varios rasgos psicológicos también- como no es capaz de proporcionarnos ninguna observación ocular, indagación personal o test alguno.

Porque la gran diferencia, la esencial disparidad entre el bosquejo científico y el diagnostico astrológico del carácter del individuo es: que mientras la ciencia caracterológica de los rasgos y senas individuales trata de establecer el grupo, al que, según esas señas pertenece el individuo, para inferir de allí la totalidad de las cualidades, características para aquel grupo, que -lógicamente- siempre procederán de las promediaciones generalizantes, la Astrología -por la decodificación directa de los concretos significados astrológicos- de manera inmediata determina todos los rasgos del carácter por esa vía, sin buscar lo general, va a lo particular del caso. Con otras palabras: mientras el método científico de lo individual observado va a lo grupal para determinar un promedio individual el método astrológico va directamente a lo individual del caso concreto.

Por todo esto la astrología es muy útil para determinar aptitudes y talentos a fin de iniciar la carrera o profesión para la cual el nativo posee inclinaciones.

LAS INFORMACIONES MEDICINALES RESPECTO AL FÍSICO

Según las tesis astrológicas a cada Signo Zodiacal corresponde una parte del cuerpo, tal como lo representa el grabado.

El método de cómo están  colocados los Planetas en los Signos y sus aspectos desfavorables determinan aquellas partes del cuerpo y los planetas lesionados aquellas funciones orgánicas, que desde el "vamos" están debilitadas y por eso propensas a enfermarse.

Además de esto, las partes del cuerpo en cuyo signo se encuentra la Luna, diariamente en su recorrido alrededor de la Tierra, o a donde manda aspectos desfavorables, son debilitadas durante ese día; circunstancia por la cual es prudente no efectuar intervenciones quirúrgicas en esa parte del cuerpo durante ese día.

Lo relatado se confirma en todos los casos de la práctica astrológica, y muchas operaciones no hubieran tenido que acarrear complicaciones o desenlaces fatales, si hubieran respetado la posición de la luna ese día.

LAS INFORMACIONES COMPARATIVAS

En cuanto el Horóscopo da informaciones precisas referentes al carácter del Nativo, es evidente que confrontando dos Horóscopos, la comparación de la posición armoniosa o disonante de los elementos horoscópicos de ambos horóscopos nos revelaran la posibilidad de la relación armoniosa o disonante entre estas dos personas.

El chequeo podrá ser muy útil entre futuros novios o socios previstos. En la India es costumbre todavía hoy ampliamente difundida, consultar comparativamente los Horóscopos de los novios antes de contraer enlace.

LAS INFORMACIONES SOBRE FECHAS FAVORABLES.

Como el Horóscopo es fiel reflejo -como vimos- de los grandes rasgos del curso de vida del Nativo, es de su probable realización y sus éxitos o sus dificultades o fracasos, es evidente que se podrá aprovechar eso al revés: fijar la fecha del comienzo de alguna actividad importante, por ejemplo de la fundación de alguna sociedad o de cualquier evento importante según cuando la situación celeste es favorable; es decir, producir el "nacimiento" de la realización de algún proyecto, de alguna nueva sociedad, etc., en un momento cósmicamente oportuno.

Esto es posible en cuanto estamos en condiciones de levantar una carta natal para cualquier momento del futuro.

Aunque este proceder se vale de los métodos de la Astrología judiciaria es perfectamente lícito escudriñar con ese propósito el futuro, ya que es un derecho incuestionable del hombre de elegir para la realización de sus actos cualquier momento del futuro.

 

LA AGRICULTURA

Al aprovechamiento de la Astrología para elegir fechas favorables para los quehaceres agropecuarios, por ejemplo la siembra, la cosecha, etc., es hoy un terreno muy abandonado, donde poco o nada está codificado, solo algunas reglas sobreviven en forma de restos de vieja sabiduría entre los campesinos. Ese estado de abandono se debe a que no solo la ciencia oficial desdeño ese ramo de los conocimientos, sino también estudiosos privados se han apartado de su investigación.

Sin embargo, hechos, como por ejemplo el de la madera de un árbol africano, de nombre Wallaba, da para pensar: si se lo tala unos días antes de la Luna Nueva no se deja hender, pero si se lo tala con Luna Llena se deja hender con facilidad. Este y otros hechos atestiguan la evidente influencia planetaria en los materiales, de lo que se infiere que consultar las posiciones planetarias para las actividades agrarias puede ser de mucha utilidad. Claro, haría falta que algunas de las numerosas fundaciones científicas, poseedoras de ingentes recursos tanto humanos como financieros, se abocaran a estos estudios y en base de material estadístico reformularían las leyes respectivas. Se puede descontar de antemano que los resultados confirmarían las enseñanzas astrológicas como le paso a la caracterología.

METEOROLOGÍA

Fue el mismo Aristóteles (384-322 a. c.) uno de los más grandes filósofos de todos los tiempos, quien en su "meteorología" sentó las bases para su explicación de estos fenómenos por los acontecimientos astrales. Su fundamentación de la correlación de los fenómenos celestes y los terrestres, que es válido también genéticamente, es clarísimo: "En este mundo está de toda necesidad en una cierta continuidad con las traslaciones superiores" (Meteorológicas, I, 2.99) y como proviene de una de las máximas luminarias de toda la cultura humana, merece el mayor respeto.

Lógicamente las formulaciones astro-meteorológicas de Aristóteles en su libro citado para nosotros no solamente no son "científicas", sino directamente no-interpretables por su lenguaje simbólico y arcaico.

Los estudios astro-meteorológicos contemporáneos son trabajos de unos estudiosos privados, quienes antes que nada, carecieron de medios para juntar suficientes datos estadísticos, y luego de la posibilidad de elaborarlos, para llegar vía resultados metagnósticos, al descubrimiento de concadenación y leyes.

De estos investigadores, sin embargo, merecen ser mencionados: el sacerdote alemán Rodolfo Falb, el profesor universitario de matemáticas y física húngaro Martin Hanko y el ingeniero agrónomo austríaco Francisco Ruld, todos de fines del anterior y principios de este siglo.

Aunque su trabajo no llego a resultados positivos, sembraron algunas ideas que una investigación futura podrá utilizar con provecho.

Todos estos y otros estudios enseñan que hay una relación clara y demostrable entre los fenómenos geofísicos - antes que nada los meteorológicos- y ciertas constelaciones planetarias en el firmamento. Así demostré también yo en una conferencia pronunciada por invitación en 1950 en el Instituto Meteorológico Nacional de Buenos Aires, que las grandes tormentas solo ocurren uno o dos días antes o después del cuarto creciente o Cuarto Menguante de la Luna, y que los fenómenos periódicamente recurrentes (la tormenta de Santa Rosa, los tornados del Caribe en agosto y septiembre de cada año, las heladas tardías de mayo en Europa, etc.) demuestran la sincronicidad de los fenómenos meteorológicos y los movimientos estelares. Que los fenómenos geofísicos guardan estrecha relación con los fenómenos celestes quedó comprobado por las investigaciones de la Compañía RCA de los Estados Unidos, que demostraron sin lugar a dudas la influencia decisiva de las constelaciones planetarias al magnetismo terrestre ("Time", 15 de abril de 1952).

Juan Jagsich, profesor de meteorología de la Universidad de Córdoba, me dijo como hace 25 años atrás, al comentar la meteorología y su incapacidad de predecir el tiempo aunque sea para el día siguiente: "Yo creo que en un lejano futuro se pronosticará el tiempo en base a los movimientos planetarios".

Pero hasta que la ciencia oficial nada quiera saber de nada y de esconde detrás de las anteojeras de la "circulación general de la atmósfera" de Bjerknes -como si en la atmósfera libre obraran las mismas condiciones como en el espacio cerrado y de presión uniforme de una cocina- no se dará ni un paso adelante, como no progresó la meteorología en los últimos 150 años ni un paso, mientras todas las otras ciencias cumplieron un desarrollo vertiginoso.

Claro, si la medicina no hubiera aceptado las enseñanzas de Pasteur, las grandes epidemias todavía hoy azotarían a la Humanidad contra las cuales la teoría de la patología celular de Virchow no sabía ningún remedio.

Del mismo modo, hasta que no se acepte que las radiaciones planetarias gobiernan los fenómenos meteorológicos, la meteorología oficial no va a descubrir que el vapor suspendido en el aire libre no es igual que la olla hirviente en la cocina, tampoco advertirá la concadenación en los hechos que muchas veces se observan en la mañana en el cielo unas nubes cirrus, en el mismo lugar y forma, como la tuvo la aureola boreal la noche anterior, señal inequívoca del origen electromagnético -y no térmico- de todas las clases de precipitaciones en la atmósfera libre.

Para la meteorología vale lo mismo lo que dije para la astroagricultura: hasta que por fin algunos de los muchísimos Institutos Meteorológicos (es la mayor organización mundial internacional) no se dediquen con todo su potencial humano, financiero y científico a investigar la relación entre constelaciones estelares y fenómenos geofísicos, esta ciencia no se adelantará, ya que investigadores privados ni por asomo tienen los suficientes medios par tal trabajo ciclópeo.

RELIGIÓN Y ARQUEOLOGÍA.

Como la Astrología constituía desde tiempos inmemorables aquella cosmovisión, que sirvió como base para explicar y entender el mudo y las leyes que gobiernan los acontecimientos de la vida, que es evidente que la Astrología constituía también "la" religión: las creencias y convicciones que sitúan al hombre en el contexto del universo y hacen de nexo con las potencias superiores.

Todas las mitologías de todos los pueblos y de todos los tiempos son cuentos  de hadas infantiles si no conocemos la Astrología, que nos hace ver que todo esto es Astrología, investido en forma de cuentos, y no que los planetas fueron bautizados (los siete conocidos en la antigüedad) según los nombres de deidades de alguna supuesta religión, sino - al revés -, las fuerzas planetarias fueron personificadas con figuras de dioses que reunían aquellas características que posee el planeta respectivo.

Las esfinges - la gran esfinge de Gizeh y varias otras - ; la figura repetitiva de la iconografía mesopotámica de los tiempos asiriobabilónicos: el león alado, con cabeza de hombre y patas de buey; la figura de triple cabeza (hombre, toro y carnero) cabalgando sobre un león (conocido -equivocadamente- en la arqueología como el "Demonio Asmodeo"); el Dios asirio Oannes: mitad hombre, mitad pez; el Abraxas de los Gnósticos: mitad hombre mitad serpiente; numerosas figuras de antiguos manuscritos, considerados como representaciones del Diablo (Satanás) y varias otras cosas: como la leyenda de los centauros: mitad hombre, mitad caballo; el Toro Sagrado de los asirios-babilonios; el toro Apis de los egipcios, la lámina X del Tarot, llamado "La Rueda da la Fortuna", todo esto son cosas disparatadas si no conocemos la Astrología. De donde se infiere que para estudiar arqueología y entenderla es absolutamente necesario adquirir bien fundados conocimientos astrológicos, sin los cuales las antiguas culturas se presentan como un gran caos de insensateces.

CONCLUSIONES.

Como se ve, lejos de ser una superstición oscura o superchería caprichosa, la Astrología, esa ciencia milenaria, tiene muchos campos de utilización práctica. ¿Qué no se mide con el sistema CGS? ¿Acaso la psiquiatría o la filosofía se mide por pulgadas o lenguas? Sin embargo están reconocidas como ciencias y la Astrología no.

"Son los charlatanes los que han llevado a la Astrología a su actual descrédito", ya lo dijo el yogi Sri Yukteswar, maestro del yogi Paramhansha Yogananda, y será hora que con trabajos serios, compilados sobre bases científicas, jerarquicemos la Astrología. No puede ser (como pasó hace 50 años al eminente astrónomo francés Mayor Choisnard, que tenía que escribir bajo el seudónimo "Flambart" su obra estupenda sobre la herencia astral, para no correr el riesgo del ridículo por "rebajarse" y ocuparse de tal superstición) para que todos los que trabajemos con seriedad y preparación en esa ciencia francamente apasionante -¿qué otra ciencia nos da tantas revelaciones como la Astrología?- seamos considerados como ilusos de poca seriedad científica y de criterios deficientes.

El hecho de haber sido desplazada la Astrología de las aulas de las Universidades, y por eso haya sido y es cultivada de lado de los hombres serios, ilustrados y responsables también por autotitulados "astrólogos", individuos de poca preparación, de ningún modo justifica la condenación de la ciencia astrológica toda, que nos da contestaciones a tales preguntas frente a las cuales todas las ramas de la ciencia quedan anonadadas.

Estas aparentes insensateces se aclaran en seguida si sabemos que todos éstos son representaciones de las tres grandes épocas cósmicas que están configuradas por los Signos Zodiacales: Cardinales, Fijos y Móviles, según donde se encuentre el Punto Vernal.

Moisés lo sabía. Ese gran sabio, super-maguid, estadista y legislador inigualado, lógicamente sabía que la época del Toro Sagrado se extinguió ya que el Punto Vernal salió de Tauro, es decir que ya se encontró en Aries, es decir Carnero. Por eso instituyó Moisés el ritual del sacrificio del carnero y sancionó a aquellos que querían volver a las usanzas de épocas anteriores: a la del Toro Sagrado - "Apis" de los Egipcios- adorando el Becerro de Oro. Jesús, por su parte, también sabía que en su tiempo estaba por terminar la época cósmica del Carnero y que estaba por despuntar la época de los Peces. Por eso escogió a sus discípulos entre los pescadores, pero también un recaudador de aduanas - Mateo - señal de la doble presencia del Mercurio en la Cruz Zodiacal "Móvil": Piscis- Géminis - Virgo - Sagitario. Jesús mismo dijo que no había venido a abolir la Ley, sino para cumplirla; su famosa parábola de la oveja perdida señala la estrecha vinculación de las dos épocas cósmicas, la del Carnero (Aries) y Piscis. Si sabemos eso, entenderemos las alusiones de la Misa Católica al "Cordero de Dios", entenderemos el por que el Papa tiene un "Anillo de Pescador" y que la mitra de los obispos imita a una cabeza de pez y su báculo pastoril al cayado del "buen pastor" del Aries, y que el culto de la Virgen está cósmicamente motivado por ser Virgo el Signo opuesto a Piscis, tal como el Sagrado Escarabajo simbolizó el signo opuesto a Tauro en la época egipcia.

Cada época cósmica dura aproximadamente 2000 años. Ahora hemos llegado al término de la época de los Peces, y la nueva época, la de Acuario, esta por despuntar, o bien ya empezó. Por eso está todo tan convulsionado.

Se ve que también la historia de las religiones y la filosofía de toda la cultura humana es solo entendible a la luz de la Astrología.

                   

                    

                                         

   El Quinto Hombre

 
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013