VIDA Y OBRA DE JESÚS EN EL TIBET Y LA INDIA OCCIDENTAL - NOTA II



Jesús atraviesa Persia. Enseña y cura en muchos lugares. Tres magos se encuentran con él cerca de Persépolis. Gaspar y otros sacerdotes persas se reúnen con él en Persépolis. Los siete maestros se sientan en silencio durante siete días.

Jesús tenía veinticuatro años cuando llegó a Persia camino de su hogar.

2. Y se detuvo en muchas aldeas, ciudades y pueblos para enseñar y curar.

3. Los sacerdotes y autoridades no le recibían bien porque les censuraba la crueldad con que trataban a la gente de rango inferior.

4. Y la gente del pueblo le seguía en tropel.

5. A veces los jefes tenían la osadía de detenerle, prohibiéndole enseñar o curar a los enfermos.

6. Después de un tiempo llegó a Persépolis, la ciudad donde estaban enterrados los reyes de Persia, la ciudad de los tres sabios, Hor, Lun y Mer.

7. Quienes veinticuatro años atrás habían visto aparecer la estrella de la promesa sobre Jerusalém y habían viajado al occidente para conocer al recién nacido.

8. Estos magos fueron los primeros en honrar a Jesús como maestro de la nueva era, y le ofrecieron presentes de oro, incienso y mirra.

9. Los magos sabían, por métodos que todos los maestros conocen, que Jesús se acercaba a Persépolis, y se pusieron en camino para salir a su encuentro.

10. Y cuando se encontraron se vieron rodeados por una luz mucho mas brillante que el día, y los hombres que vieron a los cuatro en el camino decían que se habían transfigurado, pues parecían más dioses que hombres.

11. Hor y Lun eran ya ancianos, y Jesús les dejó el camello para llegar a Persépolis, mientras que él y Mer caminaban delante.

12. Y al llegar a casa de los magos todos se regocijaron. Jesús les contó la apasionante historia de su vida, y Hor, Lun y Mer no dijeron palabra; miraban el cielo y hablaban a Dios con sus corazones.

13. Había también en Persépolis tres sabios del norte. Eran Gaspar, Zara y Melzor; Gaspar era el maestro más sabio entre los magos, y los tres se hallaban en casa de Hor, Lun, y Mer cuando llegó Jesús.

14. los siete hombres estuvieron sin hablar durante siete días; se sentaron en silencio en la sala de asambleas, permaneciendo en estrecha comunión con la hermandad del silencio.

15. Buscaban la luz, la revelación y el poder. Las leyes y preceptos de la era venidera necesitaban toda la sabiduría de los maestros del mundo.

Jesús asiste a una fiesta en Persépolis. Habla de gente y analiza la filosofía de los magos. Explica el origen del mal. Pasa la noche en oración.

Se celebra una fiesta en honor del Dios mago y se habían reunido muchos hombres en Persépolis.

2.      Y en el gran día de la fiesta, el Maestro que dirigía a los magos dijo: La libertad reina en estos sagrados muros; quien desee hablar, puede hacerlo.

3.      Y Jesús, poniéndose de pie en medio de todos, dijo: Hermanos y hermanas, hijos de nuestro Padre-Dios.

4.      Hoy sois vosotros los más bienaventurados de los hijos de los hombres por tener una concepción tan justas de Dios y del Hombre.

5.      Vuestra pureza en el culto y en la vida complace a Dios, y vuestro maestro Zaratustra es digno de alabanza.

6.       Bien decís que hay un Dios de cuya grandeza salieron los siete espíritus que crearon el cielo y la tierra; y estos grandes espíritus se manifestaron a los hijos de los hombres en el sol, la luna y las estrellas.

7.       Pero en vuestros libros sagrados se dice que dos de estos siete tienen una fuerza superior, y que uno de ellos creó el bien y otro el mal.

8.       Venerados maestros, os ruego que me digáis cómo puede nacer el mal de algo que es completamente bueno.

9.       Entonces se levantó un mago y dijo: Si me contestas, tu problema estará resuelto.

10.  Todos reconocemos el hecho de que existe un mal. Y todo lo que existe debe tener una causa, así que Dios, el Uno, no creó el mal, ¿qué Dios lo creó?

11.  Y Jesús dijo: Todo los que Dios, el Uno, ha hecho es bueno, al igual que la primera causa, los siete espíritus son todos buenos, y todo lo que sale de su mano es bueno.

12.  Todas las cosas creadas tienen ciertos colores, tonos y formas propias; pero algunos tonos, aunque buenos y puros en sí mismos, producen desarmonías y tonos desacordes al ser mezclados.

13.  Y algunas cosas, siendo buenas y puras, producen cosas discordantes cuando se mezclan, cosas venenosas que los hombres llaman malas.

14.  Por eso el mal es la mezcla desarmónica de colores, tonos o formas del bien.

15. El hombre no es totalmente sabio, y sin embargo tiene voluntad propia. Tiene y usa el poder de mezclar las cosas buenas de Dios de múltiples formas, y todos los días crea sonidos discordantes y cosas malas.

16. Y todos los tonos y formas del bien o del mal se convierten en algo vivo, ya sea demonio, duende, espíritu bueno o maligno.

17. Así es como el hombre crea a su demonio, y luego siente miedo de él y huye; su demonio se vuelve más valiente que el, le persigue y arroja fuegos que le torturan.

18. Tanto el demonio como esos fuegos ardientes son creaciones del hombre, y nadie puede apagar esos fuegos ni disipar al maligno, si no es el hombre que los creó.

19. Entonces Jesús se retiró y ningún mago le respondió.

20. Y se alejó de la multitud para ir a orar a un apartado.

 Continúa Nota III

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013