CUARENTA AÑOS DE UN HECHO HISTÓRICO EN LA OVNILOGÍA
EL FABULOSO CASO TRANCAS

            

Me parece mentira que hayan pasado 40 años de este suceso excepcional de la OVNILOGIA MUNDIAL.
 Yo que había visto un OVNI en pleno mediodía, con un cielo claro y diáfano, en aquel inolvidable 17 noviembre de l959, que me hizo convertir en un ovnílogo, este CASO TRANCAS -2l OCTUBRE 1963-, me hizo reconocer definitivamente la PROCEDENCIA EXTRATERRESTRE DE ESTOS APARATOS LLAMADOS PLATILLOS VOLANTES, SOUCOUPES VOLANTES, UFOS, OVNI, etc. etc.

por Fabio Zerpa

Yo después de aquella observación, en un avión de la Fuerza Aérea Argentina, de ese bolígrafo alargado tan cerca de nuestro aparato, empecé a investigar SI ERA UNA NAVE EXTRATERRESTRE O EL ARMA SECRETA DE ALGUNA POTENCIA MUNDIAL. Eso que me  expresó el Capitán Alexis de Nogaetz, mi amigo y compañero de observación de aquel mediodía inolvidable, porque él ya había avistado  muchas veces a estas naves "raras y extrañas", y contestaba así a mi pregunta ¿QUE ES ESTO, ALEXIS?

Una nave que venía lentamente, sin ningún sonido, con un tamaño de 150 metros ( lo calculó De Nogaetz), que se apareó a nuestro avión, ( l.300 metros de distancia),  luego se detuvo ( no se cayó), hizo un ángulo de 90 grados ( venció la ley de la inercia) y desapareció rápidamente hacia el Norte argentino.

 ¡ QUE APARATO RARO! Pensé para mis adentros. Pero esa nave cambió mi vida. Empecé a practicar lo que siempre había sido, y no me había dado cuenta, INVESTIGADOR.

Y por supuesto, tenía muchas dudas; a pesar de todo,  dudaba, dudaba; cuatro años pasaron entre 1959 y 1963, interrogando testigos, que me hablaban de esa maniobras increíbles, de carácter tecnológico, que yo no creía; me parecía tan falto de lógica y razonabilidad.

Hasta que llegó Trancas, cuatro años después, y ahí las evidencias eran muy claras. Excelentes testigos, de buen nivel psiclógico, de intachable conducta moral, buenos profesionales todos ellos, y los animales que tomaron actitudes tan raras ante el asombro que produjeron esa flotilla de "aparatos raros"; eran siete, nada menos, en un descenso en la noche tucumana, con sus haces de luces compactos y coherentes que hicieron luz de día a toda la región.

Y después, la Universidad de Tucumán, el Dr.  José Guillermo Gonzalo Tell, que gran apertura mental, informó lo que había analizado en su laboratorio; esas muestras " tipo bolitas de naftalina" que denunciaban la presencia de algo anómalo, algo extra-terrestre, algo que no es de este Planeta, con elementos químicos que no se unen aquí, que no eran producto de esa tierra tucumana, que dejaron una huella que durante más de cinco años se trató de alimentar artificialmente y no se logró revitalizar el lugar del descenso de la nave mayor.

Sí, TRANCAS CAMBIÓ MI VIDA IGUAL QUE EL APARATO DE 1959. Pero con más evidencias científicas. Empecé a investigar la realidad de los ovni; empecé a buscar la razón a la sinrazón aparente de estas presencias,

Aquí tienen este MEMORABLE CASO TRANCAS que lo informé en mis 18 países recorridos y  tanto le agrada a la gente; todavía suena en mis oídos, aquel espectador inglés, que me dijo allá en la tierra de Queen Elizabeth. ¿THE CHASE OF TRANCAS?  BEAUTIFUL, BEAUTIFUL!!!

Aquí se los recuerdo, después de 40 años, y para las nuevas generaciones. INOLVIDABLE. Espero sus apreciaciones.

Lugar: Trancas (provincia de Tucumán, Argentina)

Testigos: Familia Moreno y otros.

Investigación: Equipo ONIFE (Organización Nacional de Investigaciones Espaciales- Argentina), Comodoro Eduardo J. Palma

 ( Asesor Ovni de la Fuerza Aérea Argentina) Capitán de Fragata e Ingeniero Civil Omar Roque Pagani ( Jefe del Depto Ovni de la Marina de Guerra Argentina, en aquel momento), Eduardo Azcuy ( ensayista, crítico, novelista, de gran nivel)  y  Profesor Fabio Zerpa.

 

El día 21 de octubre de 1963,  en la Argentina, en la provincia de Tucumán, en un pueblito de 300 habitantes ubicado en su extremo noreste lindando con Salta (llamado Trancas), en una hermosa y amplia estancia de la familia Moreno, descendieron siete objetos voladores no identificados, dejando impactados a todos los protagonistas (excelentes testigos calificados) y pruebas irrefutables de la existencia de un hecho totalmente anómalo para nuestra civilización contemporánea.

Los protagonistas son: Antonio Moreno, 72 años, ex intendente de Tucumán; Teresa Kairus de Moreno, 64 años, ama de casa; sus hijas Yolanda Moreno, 32 años, soltera, maestra; Argentina Moreno de Chaves, 30 años, maestra, casada con un militar argentino, y Yolié Moreno de Colotti, 21 años, casada con otro militar argentino; Martina Guzmán, 18 años, soltera, encargada de las tareas de la casa. Completaban el grupo tres niños de corta edad y seis perros bravos, testigos muy importantes de los hechos.

Eran las 21.30 de esa noche y Dora Martina Guzmán sale por la parte trasera de la finca de los Moreno realizando sus tareas habituales. En esa posición ve algo extraño sobre las vías del ferrocarril General Belgrano, que pasa a unos 600 metros de la finca y que une Tucumán con salta. Piensa que es una zorra de ferrocarril, de esas que utilizan para arreglar las vías, y de inmediato se lo comunica a las hermanas Moreno, que aun permanecen levantadas ya que el resto de los Moreno se había acostado. Son Argentina y Yolanda las que también  salen por detrás y reconocen un pequeño tren intensamente iluminado, a cuyo alrededor un grupo de personas iban y venían como realizando alguna tarea inexplicable. El primer comentario incluyó tres hipótesis: accidente, cuadrilla ferroviaria o sabotaje. Pero pronto los extraños cambios de color que se sucedían en las luces les revelaron que se hallaban ante algo que superaba lo normal. Entonces, las mujeres dispuestas a investigar regresaron a sus habitaciones mientras Yolié, la tercera de las hermanas, salía por la galería que esta al frente del edificio. Desde ese memento l0o más increíble podría convertirse en realidad, porque Yolié Moreno de Colotti desde la galería notó con estupor que frente a ella, a 150 metros, se balanceaba en el aire algo así como una especie de sopera gigante. Caminan ambas unos 30 metros hacia la tranquera en compañía de su hermana Yolanda, provista de un revolver y una linterna.

Yolanda dirigió la luz de la linterna hacia el objeto y desde su interior emergió un rayo de luz roja que las encegueció y les produjo la sensación de quemar sus rostros. El interior del objeto se iluminó totalmente, en tanto que una densa niebla lo envolvía y comenzaba a percibirse un fuerte olor penetrante, como de azufre (CLÁSICO OZONO)

Como si lo ocurrido hubiese sido una señal, se encendieron cinco focos de otros 5 objetos más chicos posados en las vías del ferrocarril. Todos esos focos iluminaron a la finca de los Moreno, que quedó prácticamente envuelta por una luz diurna, situación que se prolongó durante 40 minutos aproximadamente, tornando imposible la permanencia en la casa, ya que parecía un horno, por el intenso calor que irradiaban esas luces.

Las mujeres, que desde el primer momento se levantaron del suelo y atinaron a refugiarse rápidamente en el interior del edificio, cerrando todas las puertas y ventanas, ocultaron a los tres niños de corta edad que se hallaban en sus cunitas con gran transpiración y permanecieron en silencio, presas de un pánico creciente.

Yolanda, la de más valentía y entereza, pudo observar con más detenimiento los detalles del espectáculo, presenciándolo desde una rejilla de la ventana que daba a la galería del frente, y era dantesco. Un aparato de unos 25 metros de diámetro despedía luces de un blanco brillante, que iluminaban el campo, la finca, el criadero de aves y un galpón, estos últimos situados en la parte posterior de la casa donde había aves de corral y cinco perros bravos.

Los haces de luz, tanto del aparato grande que estaba a 40 metros de la casa, como de los otros cinco, ubicados a 500 metros, eran como tubos luminosos que parecían sólidos con contornos definidos y no se bifurcaban.

Yolié Moreno de Colotti, en la declaración oficial ante el comisario Marcos Fidencio Hidalgo, afirma que en determinado momento sale al patio trasero de la casa e introduce su brazo en la luz que enseguida se recoge; LUZ POTENTE, FUERTE, DE GRAN LUMINOSIDAD PERO TRANSPARENTE.

Asimismo, pudieron constatar que el objeto más grande poseía seis ventanillas de alrededor de un metro de alto, aunque la potencia de la luz no permitía apreciar el interior.

Luego de transcurridos unos 40 minutos, todos los aparatos se elevan alejándose hacia las sierras de Medina, en perfecta formación en V y saliendo de la parte trasera un séptimo objeto, dejando todos ellos una espesa niebla que permaneció sobre las plantas algún tiempo más. Tanto el objeto más grande y más cercano como los otros, en ningún momento descendieron al suelo, sino que permanecieron flotando en el aire a la altura de uno o dos metros aproximadamente.

Después  afortunadamente salió mi idea de llevar a la Universidad de Tucumán, aquellas "bolitas de naftalina" que estaban a unos 30 metros de la casa, en el lugar en que se posó la nave mayor, que el Doctor José Guillermo Gonzalo Tell,  Jefe del Laboratorio Químico de aquella Universidad, analizó y encontró 96,28% carbonato de calcio y 3,22 % carbonato de potasio, elementos químicos que no se unen en nuestro Planeta y que no existen en la tierra de descenso de esos aparatos.

Además, cuando llegamos al terreno de los hechos, 25 días después de los sucesos, los perros bravos aullaban todavía y los animales del corral, gallináceos, parecían aún como anestesiados de la intensa luz que habían recibido. Grandes Testigos.

Otros lugareños vieron a los ovni y posteriormente su perfecta formación en V que se perdió hacia las Sierra de Medina, en la Provincia de Salta, limítrofe con Tucumán, en el Norte de la Argentina.

Todos esos hechos llevaron a mi mente la necesidad de investigar estos casos, documentándolos debidamente, porque empecé a pensar que LOS OVNI EXISTEN Y SON EXTRATERRESTRES, como dijo en 1966, el Dr. Joseph Allen Hynek, uno de los diez más grandes astrónomos de la década de 1970, frase que hizo historia y coloqué en mi libro del mismo título.

TRANCAS CAMBIÓ MI VIDA. Hoy sé que LOS OVNI SON NAVES EXTRATERRESTRES PILOTADAS O DIRIGIDAS POR SERES DE CONFORMACIÓN ANTROPOMÓRFICA, definición que acuñe en  1975 y coloqué en mi libro EL OVNI Y SUS MISTERIOS, que edité en España y luego Argentina, y en el cual desentrañaba palabra por palabra  los porque de mi llegado a  esa frase definitoria.

GRACIAS, TRANCAS, GRACIAS A LA GENTE QUE ME HA SEGUIDO DURANTE 44 AÑOS DE INVESTIGACION.

GRACIAS A MIS NAVEGANTES ACTUALES

Lo mejor. La mano extendida de siempre.         

 

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013