EL OTRO MACHU PICCHU

                                                                                   

¡Cuántos han viajado a Machu Picchu!. Desde los cuatro puntos cardinales del Planeta, he visto gente y más gente; es hoy un boom turístico, los he observado de todas las edades, razas y sociedades. Todos recorren los paisajes externos de ese mundo tan especial y único; se maravillan de su belleza formidable y su magnificencia arquitectónica a 2.700 metros de altura; algunos me dijeron "Es Disneyworld al natural"; y es verdad.

por Fabio Zerpa

Pero pocos, lamentablemente muy pocos, perciben lo otro, eso que está en el conocimiento ancestral de todo un pueblo místico y ceremonial, que ha conservado como ninguno, su forma intacta y auténtica, a través de 500 años; eso que vivimos en las ceremonias chamánicas que hacemos en nuestros asiduos viajes.

Esta Cultura Panandina, ha sobrevivido al mentado progreso y evolución civilizadora; a las plagas y pestilencias; a las guerras y a la conquista occidental. Y está allí, en el aquí y ahora, porque es una Filosofía y Metafísica de lo Sagrado.

Es una tradición que identifica lo Divino, como un hecho de todos los días, bien natural y espontáneo, porque Dios está en la Naturaleza. El varón y la mujer son entidades vivientes que están posados sobre una Gran Madre Amorosa, la Pacha Mama, la Madre Tierra, que recibe minuto a minuto, segundo a segundo, la apoyatura paternal del Sol. Ellos, los aborígenes andinos, conocen también, milenariamente, el romance eterno y bello de Mamá Luna y Papá Sol, en su encuentro-desencuentro del Día y la Noche.

En esos 125 kilómetros del Valle Sagrado de los Incas, desde la capital imperial, Qosqo, a la Montaña Vieja, Machu Picchu, todos viven la Conciencia de lo Divino, imposible de acceder directamente en la cultura occidental; tenemos que sentirnos felices y congratulados, "los blancos", que podemos captar el viaje fabuloso chamanico por los dominios de la conciencia; en el cual podemos explorar los arquetipos y símbolos de la Metaconciencia.

El hombre común "del progreso y el materialismo" explora la mente del afuera hacia adentro, dentro del meollo del yo y la personalidad; los andinos hacen el viaje en sentido inverso, buscando y hallando un nuevo estado mental, con experiencias subjetivas que tienen la maravillosa habilidad de "no dejarse engañar por ellas"; hay realmente una pureza de intenciones tal, asi como una finalidad, en las cuales sus experiencias mentales llevan implícitas la vocación de servicio y la permanente sonrisa del darse cuenta; ellos saben, nosotros solamente conocemos; no hay ningún mito de expulsión del Paraíso que valga.

Esa visión de conciencia modificada, que vivimos en las ceremonias chamánicas y que hacemos permanentemente en el recorrido sagrado desde el Lago Titikaka (El Altar más alto del mundo) hasta el Machu Picchu, vamos aprendiendo a transitar un mundo animista, en el que se percibe "el encantamiento" de árboles, nubes, animales, rocas, piedras, montañas, ríos; percibimos y sentimos, los Apus y los Aukis; nos movemos entre figuras arquetípicas, que están en los mundos paralelos, que no vemos, pero que sabemos que existen, porque nos resultan familiares.

Todos hemos vivido el Mar de la Serenidad, el lugar de la paz y la tranquilidad, el Entrevidas, cuando terminamos nuestro camino físico y "volvemos a nuestra casa", en el Allá Arriba; en esos rituales, volvemos a reconocernos en nuestra verdadera vida, la espiritual; volvemos a sentir esa armonía con el Todo y con el Grande, nuestro verdadero y auténtico Padre.

También podemos aprender a soñar despiertos y a encontrar los mil y un colores, de todo un mundo que abre, en mil facetas, los siete colores del Arco Iris; nos experimentamos a nosotros mismos; "estoy yo conmigo mismo"; vivo un espacio y tiempo real, que no se mide geométricamente ni con relojes; sé, siento, percibo, que el tiempo y el espacio no existen; estoy en la inmensidad del Todo, porque mi unidad, es parte de toda la GRAN UNIDAD.

Cuando estamos allá, en un lugar secreto dentro de Machu Picchu, muy poco accesible al público en general, todos tomados de las manos, en forma circular, con nuestras piernas cruzadas y el cuerpo erguido, estamos quizá, en un tiempo lineal de tres horas, pero cuando tomamos conciencia nos parece sólo un minuto, un pequeño lapso. Y nos sentimos renovados, con mil vivencias internas; el paisaje nos parece otro; sonreímos, nos abrazamos; hemos comprendido otro estar, que es mucho más ser, que permanecer.

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013