SECUESTRADOS POR EXTRATERRESTRES

Por Ludwig Sullos



Se habla mucho de personas que fueron secuestradas por "gente de afuera", examinados, y luego devueltos. Hasta se habla de casos en que seres humanos tuvieron romances con extraterrestres. Esto último ya entra en la categoría de novela ingenua.

Supongamos que una civilización "de arriba-afuera" (los llamaré arbitrariamente como "vulcanos", pidiendo prestado el nombre de la conocida serie "Viaje a las Estrellas") secuestra niños terrestres. Ni hoy llamaría la atención, ya que la desaparición de niños pasaría por casos de trata de menores; y menos aún hace siglos.

Supongamos que los vulcanos acondicionan un planeta para ellos, recreando las condiciones de la Tierra. Los educan inculcándoles sentido de colaboración, afecto mutuo, atenuando la natural agresividad (somos depredadores agresivos), instruyéndolos con ideas constructivas y devolviendo a la Tierra los que no se adaptan.

Creo que de 100 secuestrados devolverían 90, ó más. Pero los que se quedarían serían una elite intelectual-evolutiva (gente nos hace falta aquí). Al crecer estos niños, se convertirían en una sociedad superior que en el planeta Tierra no puede formarse sola. Tendrían acceso a los viajes espaciales y se interesarían por su mundo de origen. E inevitablemente, harían excursiones exploratorias a nuestro mundo.

Pero antes explorarían la Tierra con sondas para conocer bien las condiciones locales. No debemos imaginar sondas tipo grandes máquinas armadas que toman videos entrando por la fuerza en las casas. Ya la tecnología terrestre de hoy es capaz de hacer complejas máquinas del tamaño de una mosca. Las moscas vuelan, entran en todas partes y nadie les da importancia; nos limitamos a matarlas. Un pedazo de mampostería de color similar a la pared tampoco llama la atención, pero puede contener un complejo sistema de nanotecnología para espiarnos.

Por otra parte, la manipulación del hiperespacio permite entrar en habitaciones blindadas. O sea, harían con nosotros lo que hacemos en la selva al fijar cámaras de video disimuladas para captar la vida de animales salvajes. De este modo, llegarían a conocer al detalle todas las condiciones de nuestro mundo. Y no tendrían problemas para aprender a hablar español, alemán, ruso o inglés (quizás no el húngaro, mi idioma natal, porque es muy difícil). 

Entonces se vestirían con ropas terrestres y, una vez vacunados contra bacterias y virus locales, podrían mezclarse entre los nosotros. Podrían comer muchas de las comidas disponibles (dudo que comerían carne o comida chatarra), podrían practicar alguna profesión, y hasta podrían tener hijos con los habitantes locales. Y podrían ser asesinados como cualquier hijo de vecino. Pasarían perfectamente por terrestres.

La gente común no los reconocería. Entiendo bajo el concepto de "gente común" a las personas que no se interesan por nada artístico o científico, no leen y se conforman con lo que ven por televisión y su único objetivo de vida es sobrevivir y reproducirse (y agredir). Pero la poca gente "no común" que se interesa por todo lo que hay en la Tierra y fuera de ella, sí notaría algunas cosas inusuales. Les llamaría la atención que la alimentación de ellos es poco usual, que rechazan muchas comidas. Un terráqueo más inteligente notaría que carecen de orgullo y de ambición de poder, a menos de que lo simulen para no despertar sospechas. Otro detalle sería la falta de aventuras sexuales, tan común en los terráqueos. O que evitan divertirse de noche. Y varias otras cosas que son propias de la vida sana. Pero todas estas cualidades beneficiosas las tiene un número considerable de terráqueos.

De todos modos, sería difícil reconocerlos porque tratarían de ocultar en lo posible todo lo que saben. Muchos terrestres originales serían sospechosos de ser de esta clase de intrusos. Alguien que se interesa por todo lo que se puede leer, por ejemplo, en la presente publicación, parecería más un intruso así que uno verdadero. Los verdaderos más bien eludirían los temas relativos a las innovaciones científicas, en especial los OVNIs. Esto lo sé porque en varias ocasiones me dijeron a mí que soy uno de "ellos". No lo soy. Si lo fuera, habría sido el último en aceptar una misión a la Tierra. Lo único que tengo en común con ellos es que me gustaría ser uno de ellos.

Otra pregunta que surge es el motivo que los vulcanos tendrían para crear una sociedad de terrestres extraterrestres. Si tales vulcanos fueran inmensamente superiores a nosotros, creo que comisionarían a otros vulcanos menos evolucionados para que se encarguen del trabajo. O sea, los vulcanos deben ser superiores, pero no tanto como para no comprenderlos en absoluto. La idea que se expone podríamos llevarla a la práctica nosotros, los terráqueos. Y ya se ha intentado. Se han hecho experimentos de educar chimpancés como si fueran humanos. Los que resultaron aptos (hubo que desistir con muchos por ser ineducables) vivieron felices entre los seres humanos, pero cuando los llevaron de vuelta a la selva, se desesperaron, recibieron colosales palizas de los chimpancés salvajes y el experimento fracasó.

 

Bueno, se podría decir que "ya no somos chimpancés" (?). Y los motivos de los vulcanos podrían ser difíciles de comprender para nosotros.

En un orden de mayor amplitud mental, podríamos suponer que ya desde hace milenios los vulcanos nos vigilan poniendo en la Tierra a esta gente, que son esos "maestros" de sabiduría que cada tanto aparecen en la historia; que, por ejemplo, el gran salto tecnológico de los últimos siglos es debido a ellos. No es imposible.

Otra pregunta que surge es: si están entre nosotros, ¿por qué no son capaces de mejorar la sociedad, elevando el nivel general, evitando las guerras, las calamidades debidas a gente salvaje? La respuesta es desagradable pero simple: hasta ahora, no fue posible crear una sociedad de chimpancés sin su agresividad y malas costumbres; los dejamos vivir porque no los podemos mejorar, ya que siguen su curso evolutivo. Exterminarlos es una idea muy fea; se hace solamente si es absolutamente necesario. Parece que ellos piensan lo mismo respecto a nosotros. Entonces, lo más probable es que solamente nos observan por razones que no comprendemos.

Pero no debemos olvidar que, si existe una sociedad terrestre-extraterrestre así, deben ser de la clase "elite terrestre". La Tierra puede ser un "campo de cultivo" donde nacen muchos salvajes y esporádicamente nace un individuo más evolucionado e inteligente, que se lleva a otro mundo de categoría más elevada; hay tantas personas que desaparecen… Si es así, significa que todo va bien, que las calamidades terrestres son naturales, ya que hace milenios (ó más) funciona así.

Todo lo arriba descrito está a nivel de suposición. Yo nunca encontré alguien así; tampoco sé de nadie que haya encontrado. Pero no es nada imposible que sepan disimular muy bien y realmente existen. Recordemos que ni un examen de ADN revelaría su naturaleza. Se han registrado casos de gente rara, mucho más rara que un individuo así. Es muy fácil aparecer en la sociedad, y luego desaparecer. Pueden estar trabajando en vaya uno a saber qué misiones sin que se dé cuenta incluso su compañero de cuarto. Además, debe haber un número muy reducido de ellos. Y si un terráqueo tiene uno al lado, ya sea como amigo, como vecino o incluso como cónyuge, no creo que se percate de ello; esto último lo veo poco probable porque dudo de que soportarían a un (una) terráqueo (terráquea).

De todos modos, serían los que menos parecen extraterrestres. El concepto que más se les acerca es el del espía interestelar. Un espía bien preparado será el último de quien van a sospechar.

¿Debemos tener miedo de ellos? Definitivamente, no. Si quisieran exterminarnos, ya lo habrían hecho hace tiempo. Yo más bien creo que, si están aquí, es para protegernos. Y otra vez, la analogía con los chimpancés: un ser humano hábilmente disfrazado de chimpancé (supongo un robot teledirigido con forma de chimpancé) cuya finalidad es cuidar a los verdaderos chimpancés al mezclarse entre ellos, es una idea perfectamente razonable. Solo que en este caso, no se necesita robot, porque los "humanos de afuera" biológicamente son 100% humanos.

Esta idea es rechazada por la mayoría de la gente, así como la misma existencia de inteligencia extraterrestre. El rechazo se basa en un miedo subconsciente. Somos salvajes y agresivos. Un terráqueo típico, al ver un vehículo extraterrestre, piensa en lo que él haría con el poder tecnológico de los tripulantes. Piensa que en el lugar del extraterrestre él atacaría y mataría a los terrestres. Cree que los extraterrestres son tan salvajes y agresivos como él. Entonces estalla el pánico y el terráqueo se esconde en la idea de que "los extraterrestres no existen". Por eso es que las autoridades ocultan y niegan todo lo referente a seres inteligentes de arriba-afuera: para evitar el pánico. Se han hecho experimentos en poblaciones pequeñas y aisladas, anunciando que "aterrizaron los marcianos" y gente del gobierno conversa con ellos.

El resultado fue impresionante: ataques de pánico, desórdenes, y hasta hubo suicidios. Sí, hay mucha gente que no piensa así, que estaría dispuesta a recibir un extraterrestre con afecto y curiosidad sana. Pero es una minúscula minoría. Conozco personas, y una en especial que insistía en querer ver un OVNI. Cuando tuvo la inmensa suerte de ver uno, se desesperó, perdió los estribos y comenzó a gritar "¡disparen contra ellos!" Por eso, comprendo a las autoridades cuando niegan todo. Cuando aquí en la Tierra habrá tecnología como para volar entre las estrellas, se podrá divulgar que los OVNIs eran vehículos terrestres experimentales; que en los planetas explorados solamente hay vida bacteriana o muy primitiva y que los terráqueos somos "los amos y señores del Universo". Los astronautas que vuelvan con las maravillas grabadas de otros mundos (de donde no los expulsaron violentamente) seguirán manteniéndolo el secreto para evitar el pánico. Caso contrario, los encarcelarían o los eliminarían para evitar el pánico popular. Hoy mismo, los astronautas tienen la severa orden de no hablar en los medios, si llegan a ver algo fuera de lo común. Incluso se intenta crear una "mitología de OVNIs" para despistar, pero sin resultado. Es que ya hay demasiados avistamientos donde se los ha fotografiado. Los celulares que toman fotos y videos son uno de los instrumentos más usados.

Yo mismo, hace algunos meses, hablé con un amigo que me mostró varios videos de un aparato volador cuyas maniobras eran del todo incompatibles con la tecnología de vuelo de hoy. Me dijo que por nada del mundo lo llevaría a mostrar a las autoridades "para evitar problemas que tuvieron conocidos de él". Comprendo sus motivos, tanto los de él como los de las autoridades. Y parece que los que tripulan los OVNIs también lo comprenden, pero solo a medias, según parece.

Nosotros, los terráqueos, estamos muy atentos a lo que vuela en el cielo y que no lo hace como un avión. Pero no prestamos atención a los que caminan a nuestro lado, que parecen terrestres y lo último que hacen es hablar de extraterrestres.

Señor lector, señora lectora, si usted sospecha de que su esposa (marido) es de esta clase de extraterrestres, no se asuste; considere, más bien, que usted tiene una suerte única por haber sido aceptado (aceptada) por un ser así. Créame, sus hijos serán sanos, 100% terráqueos en cuanto a su biología y, casi seguro, se destacarán en arte y/o ciencia, siempre que respondan a la educación del que vino de afuera


Por Ludwig Sullos


 
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013