polinesia.gif
ELMISTERIO DE RAIVAVAE
LA MALDICION DE LOS “TIKIS”

Dos tikis que fueron desplazados de su isla natal de Raivavae en la Polinesia Francesa
serian los aparentes responsables de media docena de muertes en este país del Pacífico.

Desde  su primer viaje de traslado se empezaron a observar circunstancias extrañas,
como por ejemplo la muerte fulminante por leucemia del responsable del
último viaje de Moana y Heiata, Jean Sicurini.

 

tikis.jpg

 

En los años 1933-1934, un inglés llamado Stevens Higgins adquirió estos dos tikis, de nombre Moana (el tiki masculino, OCEANO) y Heiata (el tiki femenino, CORONA DE NUBES, DE CIELO) en la isla de Raivavae, Polinesia Francesa.

Inmediatamente decidió trasladarlos a la capital de Polinesia, Tahiti, para exponerlos en el Museo de Papeete. Para ello las estatuas fueron izadas más bien que mal a bordo de una goleta llamada “Denise”.

Misterios de la humanidad: los tikis de Raivavae

Los problemas surgieron ya desde el principio al salir de puerto y sin todavía haber salido de la laguna de la isla; la “Denise” comenzó a tambalear y a vacilar en el mar y no tuvo más remedio que volver a puerto.

Atemorizada, la tripulación local solicitó que un miembro de la familia del escultor les acompañara hasta Papeete, donde llegaron tras varios días de travesía.

Nada más llegar a Papeete comenzaron los fenómenos paranormales ya que según la tripulación, el mar comenzó a teñirse de rojo.

Pero bueno, al final de ese día Moana y Heiata fueron desembarcados e instalados en Mamao, en el emplazamiento del antiguo Centro Hospitalario de Papeete.

Dos meses más tarde, el comprador y dueño, Mister Higgins, cayó enfermo de una grave hepatitis. Los rumores en la población no se hicieron esperar y su enfermedad fue  atribuida por todos a la compra de estos dos tikis y al hecho de haberlos sacado de la isla austral que les había visto nacer, Raivavae.


Fenomeno paranormal los tikis de Raivavae

Por todo ello, empezaron a ser muchos los polinesios que comenzaron a darle vueltas al hecho de que estas esculturas primitivas y pesadas pudieran esconder detrás de sus caras liquenadas una fuerza misteriosa.

Así, aparentemente molestados, tambaleados, trasladados, sin casa ni familia, sin patria (su isla), heridos, mutilados y hasta vejados, Moana y Heiata parecen estar tomándose la justicia por su mano.

Higgins no presumía justamente de falta de amigos que le insistían continuamente a devolverlos a su tierra natal.

Tanto es así, que influenciado por sus amigos y fuertemente asustado por la gravedad de su enfermedad, Higgins terminó por jurar que los devolvería a su lugar de origen.


Fenómenos paranormales los tikis de Raivavae

Moana tenía los dos pies quebrados

El problema es que no lo hizo. Si se curó, pero no cumplió con su palabra de devolver los tikis a Raivavae.
La respuesta fue fulminante pues volvió a caer enfermo al poco tiempo y falleció en el año 1936.
Y unos meses más tarde también murió su hermana, con lo que los rumores populares se acrecentaron e insistieron en la maldición de los dos tikis y en la necesidad de devolverlos a su tierra.
Pero no será hasta que Terii Tane (propietario de los tikis) y su concubina fallecen, que los rumores empezaron a ser tenidos en cuenta de verdad por casi todo el mundo en Polinesia.
Tanto es así, que en estas circunstancias, y a la hora de un nuevo desplazamiento de Moana y Heiata en previsión de los trabajos de construcción del hospital de Mamao, el gestor del traslado no encontró absolutamente nadie dispuesto a realizar dicho trabajo de trasladarlos.
En 1965, cuando ya todo el mundo estaba seguro de la maldición de estos tikis venidos de Raivavae, la gente hablaba incluso de ni siquiera tocarlos y menos sin pretexto.
Pues bien, de pronto aparecieron diez habitantes de las Islas Marquesas (cuna de Tikis también) que se ofrecieron a realizar el traslado desde Papeete hasta el museo de Papeari.
La operación debutó el cinco de Junio delante de un público numeroso y curioso que insiste en avisar a los ignorantes marqueses del peligro al que se exponen. Pero ninguno de los diez pareció tomárselo en serio.
Tanto es así que estos jóvenes destrozaron los zócalos sobre los que reposaban los tikis con sus utensilios de hierro y al parecer los maniataron y pisotearon en su tejemaneje con los mismos.

El enigma de los tikis de Raivavae
Los Tikis de Raivavae, responsables de otra media docena de muertes.

El 6 de Junio, los tikis son trasladados por la carretera de Papeari y su cólera parecía seguir estando intacta.
La prueba: en menos de los quince días siguientes al traslado nada menos que 3 de los 10 jóvenes marqueses mueren, dos súbitamente y un tercero en accidente de circulación. A éste último, según los testigos, no se le había ocurrido otra cosa que animar a los obreros a faltar el respeto a las estatuas marchando sobre uno de los flancos de Heiata (la tiki femenina) cuando ésta se encontraba recostada de lado, riendo y afirmando que las piedras no mataban a nadie de las Marquesas.
Y por si esto pudiera parecernos poco, justo una semana después, el jefe de los trabajos murió también fruto de una enfermedad imprevisible.
Y no acaba la cuenta pues según se cuenta otro de estos jóvenes porteadores de los tikis murió ahogado y parece ser que fue precisamente uno que había sugerido en broma de tirar los tikis al mar.
Otro, que saltó sobre el vientre de los tikis  enfermó del estomago, y otro cuarto cayo paralitico.
Por si fuera poco, en 1977 el responsable de su último viaje, Jean Sicurani, muere de una leucemia fulminante. Los ecos en la gente no se hacen esperar y vuelven sobre la misma causa: ha sido la maldición de los tikis quien lo ha matado.

mr tiki.jpgbig tiki.jpg

Y las historias alrededor de esta maldición se multiplican.
La penúltima es que dos niñas que se bañaban en Papeari no muy lejos de las dos estatuas tenían la costumbre de desvestirse detrás de Heiata al abrigo de las miradas indiscretas. Pues bien, una de ellas cayó embarazada misteriosamente…

La última no deja de mantenernos boquiabiertos respecto a este misterio: hace cuatro años un automovilista que circulaba por la costa Este de Tahiti a bordo de un vehículo descapotable recibió el impacto misterioso de una piedra en la cabeza que lo dejó en el sitio. Pues bien, su nombre era Steve Juventin y era uno de los nietos del capitán de la goleta que transportó a Moana y Heiata desde su tierra natal,  Raivavae, hasta Tahiti. Para más, un testigo del accidente describió la piedra asesina como la cabeza de un tiki…

 

Grandes Misterios de los tikis de RaivavaeAlban Ellacott Témoigne
Jefe de Mantenimiento y Trabajos Públicos en 1965 y responsable del transporte de los Tikis de Raivavae entre Mamao y el museo Gauguin de Papeari.

“Yo siempre pensé de manera respetuosa”
“Yo participé del desplazamiento de los tikis entre Mamao y Papeari … Efectivamente pasaron cosas bastante raras... pero de ahí a afirmar que es por culpa de los tikis, no sé, son creencias pero desde luego el respeto en este asunto se antoja fundamental. Quizás algunos faltaron el respeto pero de todas maneras cuando se da crédito a estas historias se entra también en el peligroso campo de la superstición. Yo me acuerdo que el día que desplazamos los tikis había una multitud de curiosos que se mantuvo a distancia pero que observaba. Cuando empezamos a elevar uno de los tikis, la grúa se desequilibró y cundió el pánico. Muchos de los presentes pensaron que eran los tikis que se estaban quejando de algo que no les gustaba. El conductor de la grúa no quiso saber nada y tiró la toalla yéndose  Entonces tuve que intervenir yo personalmente y efectuar las maniobras correspondientes en su lugar. Hoy en día se siguen atribuyendo muchas muertes a estas dos estatuas. Yo tengo la conciencia bien tranquila pues siempre fui respetuoso con ellas y creo firmemente que es la razón por la que sigo vivo.”

esculturas polinesia.jpg
Fuente: www.polinesia2012.com

NOTA DE REDACCION: “TIKI” es el nombre que se da en las culturas de la Polinesia (Pacífico Sur) a estatuas de piedra de gran tamaño con forma humana, similar a los MOAI de la Isla de Pascua.
Dicha denominación es utilizada en Nueva Zelanda, las Islas Cook y las Islas Marquesas (Fatu Hiva) donde existen gran cantidad de las mismas. Como en todas las religiones animistas, los polinesios creen que estas tallas tienen vida propia, según hemos visto en este artículo.

En la religión de los polinesios, TIKI fue el primer hombre, equivalente de Adan en la tradición judeo-cristiana (también deberíamos citar a otro de los dioses principales, TANGAROA). Algunos autores relacionan a TIKI con el VIRACOCHA de la cultura incaica de Perú (KON TIKI- VIRACOCHA) y tratan de establecer una relación TRANSOCEÁNICA entre las culturas del Pacífico y las civilizaciones andinas (p.ej. THOR HEYERDHAL, “LA EXPEDICION DE LA KON TIKI”).

tiki.jpg
Por estudios de parapsicología, se sabe que cierto tipo de figuras antropomorfas pueden “koboltizarse”, es decir, que incorporan parte de la energía de la persona que las crea o de otras entidades, a veces no benignas. Son conocidos ciertos fenómenos paranormales producidos por estatuillas de hadas, elfos, gnomos o enanos, o sirenas, los  cuales no es aconsejable tener en el hogar. Como fuere, este tipo de manifestaciones artísticas y/o religiosas deben tratarse con el debido respeto, compartamos o no esta creencia.-


 
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013