PÁG. PPAL - QUIÉN ES - CIRC. DE PODER Y SANACIÓN - SOFROLOGÍA
SANACIÓN - VIAJES DE INVESTIGACIÓN - CHAMANISMO - CONTACTO





EL ENCUENTRO CON LAS RAICES

 

Una vez escuché a una persona decir: “ No entiendo la ansiedad de la gente por viajar a la India, Macchu Pichu, el Tíbet, Egipto, Tierra Santa, etc. Como si solamente trasladándose a esos lugares se pudiera lograr la iluminación; el crecimiento espiritual se puede encontrar en cualquier lugar”.
En realidad, en parte, esto es verdad, uno no tiene que viajar a ningún lugar para evolucionar, pero quienes tuvimos la oportunidad de  conocer algunos de estos países, sabemos que tomar contacto con la energía de esos sitios sagrados produce una transformación.


Ceremonia de Bautismo
Río Urubamba - Perú

De acuerdo a mi experiencia, cuando viajé a Perú por primera vez, en el año 1990, hacía ya doce años que estaba andando el camino espiritual; sin embargo, el encuentro con ese país produjo en mí un cambio tan profundo que modificó radicalmente mi vida. El contacto con las raíces indígenas, toda su filosofía milenaria de comunión y amor a la naturaleza hizo que descubriera en mí, un sentimiento ecologista  totalmente diferente y una visión cósmica de la existencia.
Tal vez muchas personas solamente puedan ver lo externo, y hagan comentarios sobre lo bello del paisaje o la pobreza que se ve; esta gente al regresar, únicamente traerá anécdotas que con el tiempo olvidará y un montón de fotos que no volverá a mirar.
Pero si nos permitimos sentir, descubriremos algo totalmente diferente, nos conectaremos desde el corazón con el sitio y la gente; esta experiencia pasará a ser parte de nuestra vida, no lo olvidaremos jamás.

En uno de los viajes, un chamán, antes de ingresar a Machu Picchu (la ciudad de cristal), me dijo: “este es un Lugar Sagrado, trata de escuchar a las piedras, ellas son las que tienen que develar el misterio”. De ahí en más, intenté en cada sitio que visité conectarme desde la sensibilidad, no desde la mente.
Cuánto aprendí en ocho años de sucesivos viajes! Me encontré con seres tan especiales, con tanta sabiduría, con una visión de la vida tan distinta, manifestando amor por todo, que me hicieron pensar y revaluar lo que yo creía haber logrado en esos años.

Estas culturas mal llamadas “primitivas”, a las que descubrí a partir de aquel viaje en noviembre del ’90, me llevó a quierer saber de ellos, conectarme desde la mente y el espíritu. Cada encuentro que el destino me permitió fue un medio para crecer tomando el compromiso de ponerlo en práctica en mi vida, y que todavía sigo intentando.

Culturalmente nos prepararon para menospreciar y ridiculizar todo lo que tuviera que ver con estos grupos étnicos, y aún hoy, se los trata de salvajes, ignorantes y se los tiene marginados en muchos países del mundo. Frecuentemente se los encuentra en condiciones infrahumanas. Yo me pregunto: Hasta cuándo vamos a seguir así, sin querer ver que los ignorantes y salvajes somos nosotros, con toda nuestra preparación intelectual y tecnológica? A qué nos llevó todo esto? A que en las puertas del siglo XXI sigamos cometiendo los mismos errores.
Creo que llegó el momento de que hagamos un examen de conciencia y comencemos a revertir todo esto. Acercándonos a este conocimiento, que creo será lo único que nos salvará del camino irresponsable que estamos transitando y que nos puede llevar a la autodestrucción.


Pisac - Valle Sagrado -Perú

 

 

VOLVER A LAS RAICES


Machu Picchu - Perú
Dejemos de sentirnos los reyes de la creación. Reconozcamos que somos un elemento más de la naturaleza y que tenemos que aprender a vivir en armonía con todo lo creado. Aprendamos a ser humildes y respetuosos, ya que lo que hagamos influirá no sólo en el Planeta sino en el Universo.
Estas culturas tienen mucho que enseñarnos; no permitamos que la soberbia nos arruine el acercamiento a este saber que es el conocimiento de nuestro interior. Dejemos de mirar hacia afuera e internémonos en el misterio de nosotros mismos para poder comprender y relacionarnos con lo exterior.Permitamos que nuestra conciencia se expanda para poder experimentar la interrelacionalidad verdadera y honesta y dejar definitivamente de actuar como seres egoístamente individuales.
Demos el verdadero valor a las cosas, ocupándonos en ser y no en tener, pensemos en la evolución a nivel espiritual, que por consecuencia se nos dará lo que necesitamos, no lo que creemos que necesitamos.
No nos dejemos absorber por la sociedad de consumo que obnubila nuestra mente, mantengámonos atentos para no caer en la ilusión del “sistema” y poder ser LIBRES, a pesar de él. Solamente siendo libres podremos realizarnos plenamente.
Tenemos que dejar de ser hipócritas, este defecto que la sociedad nos inculca. Debemos ser lo que ella manda, así no estemos de acuerdo, porque si no, comenzaremos a ser discriminados por no seguir al rebaño; para no ser hipócritas hay que ser valientes y estar dispuestos a defender nuestra postura aún cuando sepamos que no nos aceptan; es la única manera de lograr la felicidad, esa felicidad de adentro, la que nos da la seguridad espiritual.

Baño de la Ñusta - Ollantaytambo - Perú

De todas las lindas personas que tuve la posibilidad de conocer, muchos de ellos chamanes, aprendí varias cosas. Entre ellas, a sentir el verdadero amor fraternal que se caracteriza por no ser posesivo y que los seres humanos nos encontramos en el camino de la vida para compartir experiencias. No importa por cuánto tiempo, ya que lo importante es vivir intensamente el presente; esa es la única realidad.

Pasar la existencia guiados por la música del Universo, esperando que nuestra compañera, la muerte, nos marque el minuto final de esta vida terrenal.

Adriana Ferreyra

 

WEBDESIGN: IsisDesign