UN HOMBRE LLAMADO...

                                                    LEON GIECO - Nota III



SU ENTRADA Y SALIDA DE LA DROGA - SU FILOSOFIA -

-         Yo te puedo contar mi experiencia personal, que no es igual a la de otro. Tengo una excepcional mujer que me apoyó siempre muchísimo; esto fue lo más importante para mí.


por Fabio Zerpa

La primera droga en la que entré fue el cigarrillo, porque empecé a fumar a los ocho años y también fue la última en dejarla; es la más fuerte de todas las adicciones. Yo hace más de quince años que dejé todo esta pesadilla, pero sigo, cada día, teniendo ganas de fumar; eso que se compra en cualquier kiosco, de cualquier calle del mundo, y que tiene una compañía detrás, que todavía aceptamos que auspicie todos los acontecimientos deportivos, habidos y por haber; tremenda hipocresía. Yo consumí marihuana, ácido lisérgico, anfetaminas, cocaína...; ésta es una combinación perfecta con el cigarrillo, en que al  principio hay un gran goce; te sientes el dueño del mundo, que empieza a terminar cuando ya no te satisface para nada y te sientes mal, muy pero muy mal. Entonces dialogando un día con Mercedes Sosa (la gran cantante argentina, dueña de una voz excepcional); ella me encuentra mal y me recomienda Puigari, los adventistas de la provincia de Entre Ríos, que te sacan una foto cuando entras y otra cuando sales a los 15 días; prodigioso, increíble. Los primeros días estaba tan hipersensible que cuando miraba el atardecer me ponía a llorar; empecé a organizarme, a bajar la cuota de todo y hoy me alimento con comida orgánica, los pollos de campo, verduras orgánicas, arroz integral. Extraño sólo el tabaco;  lo que consumimos de él no tiene que ver nada con la planta original, tiene miles de productos químicos. (El León se pone serio y narra la película EL INFORMANTE, con Al Pacino y Russel Crowe, con las denuncias sobre toda esta problemática)


León, con su familia

-         ¿ Por qué hay tanta hipocresía?

-         Todos somos hipócritas, de una manera u otra. Hay que saber emplearla. Cada uno tiene su lado malo, su parte negativa, el opuesto. Uno sabe que no debe hacer determinadas cosas, porque te lo enseñan así; pero si vas a un lugar donde te enseñan lo contrario, empiezas a hacer perversidades y es natural para esa persona. Todos esos militares que torturaban, vejaban, violaban a sus semejantes, no lo hacían sólo para sacar información sino para demostrar su poder; y eso se lo enseñaron, lo educaron así. Frente al subversivo le mostraban que su vida dependía de él; no lo mataban y luego el cadáver  se lo llevaban a la madre, diciéndole que le entregaban a su hijo, porque él había infligido la ley, tenía un arma y ellos no permitían la subversión; sino que lo hacían sufrir;  para ellos quizá era natural lo que hacían;  les habían enseñado a tener poder y así llegar a la perversidad; deberían haberles inculcado que el pueblo paga sus impuestos para ser defendidos y protegidos por ellos. Depende de la escuela en la cual te introduzcas; eso es así.


Con Dylan, su perrito

-         ¿Cuál es tu escuela?

-         La mía es el bien, la paz, la solidaridad, el entendimiento y la comprensión entre las personas; es buscar qué necesita mi semejante y si yo se lo puedo dar, se lo brindo. Es saber catalogar lo que desea el otro; ante el placer, también;  qué le puedo dar yo para que se sienta bien, para que se sienta satisfecho. Yo siempre me plantee ser un cantor o un músico que vuelca en la canción las injusticias que permanentemente se ven en la vida; decirle al otro adonde uno piensa que deben ir los hechos y las circunstancias. Yo trato de ser el mismo, como cantor y como hombre, no me visto de artista y después soy otra cosa como hombre; soy el mismo, en todos lados, componer, ir a una villa miseria, estar en un hotel de cinco estrellas, siempre soy, o intento siempre ser yo, el de siempre, el de cada minuto de mi vida.


Bailando con Melchora Abalos, la bailarina más famosa de Amaicha

-         ¿Sabes vivir la vida?

-         Sí, siento que sí; comparto lo mejor de los momentos estando en un restaurant de lujo, con buenos platos y buenos vinos o almorzando en una casa humilde o en el medio del campo. El estado de uno no te lo da el Sheraton o esa casillita del obrero de la avenida Corrientes, que hablábamos recién, sino ese estado de fé, de esperanza, que hace formar esa aura de protección;  yo la percibo siempre y me hace sentir bien. Eso hay que saberlo hacer, hay que fabricarlo de adentro hacia fuera, y en mi caso, sin tener ninguna escuela, sino la intuitiva, formada con hechos que me fueron pasando y quizá fui aprendiendo, conociendo, sabiendo; supe encontrar mi verdad en la solidaridad Yo, como mi padre, fui alcohólico, pero nunca manifesté violencia.


Amnesty International (River Plate, año 89)

-         ¿Dónde está la violencia, cuál es?

-         Ahora que aquí en la Argentina está de moda el escrache (poner en evidencia a una persona) a los políticos y a los economistas, a los cuales a veces se le da un empujón o una patada en la calle. ¿Eso es violencia? Sí. Pero no es tremenda la que hacen ellos al  haber firmado tres o cuatro decretos en que se ponía a la gente en la calle, lográndose la más alta desocupación de nuestra Historia; no se le pegó a nadie, pero mira lo que se hizo, dejaron miles y miles muertos de hambre, provocando además una altísima mortalidad infantil. ¿Quién es más violento? Según UNICEF mueren cerca de 20.000 niños argentinos, por año y por inanición.Toda la violencia es mala; pero quién es realmente el violento; hay que pensarlo.


Plantando un árbol en el bosque que representa
a los desaparecidos judíos, en Argentina

-         Tanto tu padre como tú, fueron alcohólicos pero no violentos.

-         Si, es verdad. Yo lo adoraba a mi papá; fue mi inspiración, él cantaba tanto tango como jazz; yo canté por él. Yo tengo más de 20 discos hechos; desde el primero que hice, siempre se los llevaba a mi casa en Cañada Rosquín; se lo hacía escuchar a él; le ponía los baffles en estereofónico, lo colocaba a él en el medio, mientras hacíamos el clásico asadito; yo lo hacía, porque lo creía un visionario; era un hombre fabuloso, inventaba personajes (se vuelve a reír estruendosamente), lo mismo hacía con las palabras; era muy creativo, excepcional. Mi madre fue totalmente distinta, callada, inteligentísima, muy pero muy fuerte; era mi compinche; los dos sabíamos todos los movimientos de cada uno, guardábamos secretos; si yo hubiera sido distinto, rencoroso, malo o destapador de secretos (Se ríe con ganas), hubiera sido todo diferente, no nos hubiéramos llevado todos tan bien; me hizo hombre conocedor y el poseedor del poder de mi familia; pero en lugar de yo destruir y pulverizar, me hizo contenedor, comprensivo y tolerante. Antes de tiempo, me hizo ser una persona mayor y una especie de guía

-         ¿Cuándo creaste SOLO LE PIDO A DIOS?

                                                                                  

  CONTINUA NOTA IV

El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013