LOS MAYAS: ASTROLOGÍA, ASTRONOMÍA Y TIEMPO - Nota I


por Lic. Mónica Liliana Plataneo
Argentina





Los mayas vivieron obsesionados por la idea del tiempo. ¿Por qué? Tal vez sus calendarios puedan acercarnos a una respuesta más o menos lógica, teniendo presente que a estos seres a quienes tanto les preocupaba el transcurrir de los días, mencionan acontecimientos (Inscripción maya de Qirigua) que tuvieron lugar hace 90 y hasta 400 millones de años, a la par que relatan varias catástrofes mundiales, cuando aún el arzobispo Ussher no había establecido el 4004 a.C. como punto inicial de la creación.

Un interrogante es cuándo comienza la historia de los mayas. Y acorde a sus registros, fijamos el mismo en 3113 a.C. ¿Cómo es posible aceptar una fecha semejante y acoplarla a los millones de años que citamos antes? Quizá la solución pueda estar no muy lejos: cada "fin" de una edad, cerraba totalmente el Ciclo y se iniciaba en una Cronología. Teniendo en cuenta lo anterior, ¿cuántas "veces" recomenzaron los mayas a contar sus años?
De acuerdo a las estelas, la fecha más "antigua" que llega hasta nosotros no sobrepasa el año 310 a.C. En verdad, sería interesante realizar un estudio exhaustivo del tiempo precolombino, y esto, seguramente, nos llevaría a comprender quienes eran los mayas. Pero vayamos a su calendario.

Los mayas tenían dos: el civil y el religioso. El primero, de 365 días, dividido en 18 meses de 20 jornadas más 5 días aciagos, complementarios. El religioso, el Tzolkin, de 260 días: 13 meses de 20 días. El origen de este calendario es un misterio. ¿Lo es?
Si calculamos un periodo de rotación de 260 días, podríamos considerar un calendario no terrestre (365.26 días) según algún astro ubicado entre la Tierra y Venus. ¿Pero cuál es ese planeta?
Los mayas crearon una ciencia de Ciclos, que, tal vez pueda orientarnos en esta búsqueda. Los mismos tenían como base los números sagrados: 3, 4, 5, 7, 9, 13, y 20. Sinteticemos:

a) Periodo de 13 días que forman un signo; veinte de estos forman el ciclo de 260 días;

b) Uno de 20 días, paralelo al de 13 días: 260 días. Este y el anterior comenzaban juntos cada vez.

c) Calendario Venusiano de 584 días (Chac-Eh: la Estrella Roja). ¿Por qué roja si éste es el color que le damos a Marte? ¿Por qué ellos otorgaban este apelativo a Venus?

d) Ciclo de 8 años solares que corresponden a 5 años venusianos (584 x 5 es igual a 365 x 8);

e) Ciclo de 13 años solares relacionados con los cardinales. Veamos su significación:

KAN: color amarillo, serpiente, grano de maíz........................SUR
MOLUK: reunión, aguacero y tormenta...................................ESTE
IX: jaguar y hechicero..............................................................NORTE
CANAC: lluvia y nubes............................................................OESTE


f) Ciclo de 13 años venusianos

g) Ciclo de 20 años solares, igual a 7200 días, llamados Katunes. Dice, respecto de los katunes, Volguine: "la rueda Katúnica se refiere a la vez a un ciclo de 20 años y a la serie de trece ciclos sucesivos... las cifras impares de la rueda katúnica se relacionan evidentemente con el lado evolutivo del ciclo de Júpiter y Saturno (que es el único ciclo astronómico de veinte años), y las cifras pares a su mitad involutiva".

Podemos observar, pues, lo "repetitivo" del factor 13. Todo el sistema Cosmogónico parece girar en torno a este número, y también, piedra angular de la organización de los Estados. ¿Cuál es el significado? Posiblemente: 12 planetas, y el 13 corresponde al Sol.
Por ejemplo, el estado de Mayapán estuvo regido por un consejo de 13 príncipes, y 13 sacerdotes; era la morada DE LAS TRECE SERPIENTES. La serpiente significa la faja zodiacal que enrosca en torno a la Tierra. Ahora bien, Atlántida estuvo regida por un consejo de 10 reyes; MU o Lemuria, por 10 Reyes; las tribus hebreas, eran 12; el Imperio Etrusco era una federación de 12 ciudades.
El consejo de Dalai Lama está constituido por los 12 grandes Namshas; de aquí podemos decir que los mayas poseían un conocimiento completo en cuanto a conocimientos astronómicos se refiere. Es más, en América se mencionaban 13 cielos supuestos: a la par que, en Babilonia los cielos son 10; en China, 9; para los árabes, 8. Los primeros cielos se cree representaban los siete planetas conocidos; el 8vo. era representación del zodiaco, estrellas fijas y cometas. Pero en América nos sobran varios cielos. El astrólogo Kraft halló en las ruinas de Tikal, representaciones de cuadraturas, conjunciones y oposiciones de Urano y Neptuno. Por tanto, los mayas eran astrónomos consumados y conocían, inclusive, Plutón.

Para alcanzar tales conocimientos se necesitan miles de años de evolución. J. T. Goodman, dice: "¿Cuánto podría durar una nación? Regresando diez mil años hacia atrás los encontramos civilizados. ¿Cuántas otras decenas de miles de años deberán haber pasado para alcanzar tal estado? Desde el tiempo del abrupto final de sus inscripciones, cuando todo sublimemente queda en blanco, retrocediendo hacia esa remota primera fecha, las aparentes gradaciones en el crecimiento de su civilización son tan paulatinas como para indicar la necesidad de los 280,800 años de sus registros hasta alcanzar el punto de su comienzo. Manifiestamente, debemos deshacernos de las ligaduras que limitan nuestra noción de historia. El campo de la nacionalidad indígena en América promete, cuando sea totalmente explorado, revelarnos tan remotos datos que requieran un amplio campo mental para percatarse plenamente de ellos".

Dejemos un tanto la antigüedad de este pueblo y veamos cómo aplicaban estos conocimientos a sus construcciones. Las mismas son la imagen reducida del Cosmos. Un ejemplo de ello lo podemos observar en el Observatorio Astronómico denominado EL CARACOL: sus medidas llegan a alcanzar los 12.5 metros de alto, coronado por una terraza de 9.5 metros de altura. A su parte más alta se llega a través de un pasadizo muy estrecho en forma de caracol. Esta "escalera" conduce a una cámara de observación en cuyas paredes existen aberturas que poseen gran importancia astronómica. El doctor Sylvanus Morley expone el siguiente ejemplo: "una visual dirigida de la pared del poniente corta por la mitad el sol poniente del 21 de marzo, en el equinoccio de la primavera, y el 21 de septiembre en el equinoccio de otoño. Otros coinciden con la puesta de la Luna en estas dos importantes estaciones del año". Con respecto a la forma que posee este monumento, un investigador, Guy Tarade, llega a la conclusión de que estos edificios en forma de caracol fueron construidos a efectos de captar las fuerzas cosmotelúricas, añadiendo con él, los toltecas (ya se había producido la fusión de ambas culturas, si bien muchos suponen que los toltecas, olmecas y mayas ERAN UNA SOLA) desearon simbolizar la "vida en estado primitivo, en estado potencial", representada en forma de huevo, lo que sería igual decir, óvulo. La ostra del caracol era representación de este símbolo. "Las aberturas, orientadas de modo que permiten la penetración de ciertas raciones cósmicas, canalizaban aquella energía celeste desconocida, el corazón mismo del monumento con el cual venía a desposarse. La parte hueca, femenina, recibía a la serpiente cósmica, el espermatozoide estelar".

Pero la interrupción puede llegar a resultar menos complicada si tratamos de captar el pensamiento de estos seres, abrumados por el paso de los años, por el eterno devenir de Ellos, creadores de, como ya hemos expresado antes, una ciencia de los Ciclos. ¿Cómo representamos, por ejemplo los hechos de la historia? Simplemente en forma de caracol. Los arqueólogos han intentado asociar este monumento al dios del Viento; sin embargo sería más conveniente hacerlo con el SEÑOR DEL MOVIMIENTO. Y, con esto, podríamos tratar de afirmar que esta "forma" tan discutida, simboliza el Movimiento del Universo en su constante expansión, y, a la vez, es también el TIEMPO, en transcurrir, un ciclo dentro de otro, y dando origen a uno nuevo, nacimiento, desarrollo y muerte y así sucesivamente.
Una pregunta nos hemos formulado con bastante insistencia: ¿por qué ese temor por el tiempo? ¿Por qué esa obsesión? ¿Acaso esperaban algo especial? Alguien aventuró: una misión de rescate. Y también expresó: "No hay que preguntarse quienes eran los mayas, sino lo que será".



CONTINUA NOTA II El Quinto Hombre  
 

.....


.....


 
 
 

OVNI
Arte
Ayuda
Ciencia
Consejos Utiles
Crecimiento Interior
Crónica de lo Insólito
Culturas Americanas
Documentos audio visual
Ecología
Editoriales
Enigmas
Esoterismo
Expedientes de Fabio Zerpa
Filosofía
Frases para Meditar
Futurología
Misticismo
Mitología
Neoantropología
Parapsicología
Profecías
Psicología
Reflexiones
Sanación
Técnicas Perceptivas
Un hombre llamado...
.... (A los grandes seres humanos)
Vidas Anteriores


Ediciones del 2001
Ediciones del 2002
Ediciones del 2003
Ediciones del 2004
Ediciones del 2005
Ediciones del 2006
Ediciones del 2007
Ediciones del 2008
Ediciones del 2009
Ediciones del 2010
Ediciones del 2011
Ediciones del 2012
Ediciones del 2013